La Armada recibe la Llámpara Natural y destaca su «cercanía al ciudadano»

Directivos de la cofradía con el vicealmirante. / MARIETA
Directivos de la cofradía con el vicealmirante. / MARIETA

Juan Sobrino, almirante de Acción Marítima, recoge el galardón concedido por la cofradía a la marina de guerra española

J. F. GALÁN SALINAS.

El vicealmirante Juan Sobrino-Pérez Crespo, almirante de Acción Marítima, subrayó ayer el «papel cooperador» de la Armada y su «cercanía con el ciudadano de a pie» durante la entrega del premio Llámpara Natural de la Cofradía de la Buena Mesa de la Mar, concedido en su edición número veinticinco a la institución que representa, la marina de guerra española, una de las más antiguas del mundo.

«Esa imagen de distancia ha quedado atrás. Soy un firme defensor de la apertura al público de las unidades, de facilitar el acceso a los barcos, algo que cada vez se hace con más normalidad», dijo poco después de firmar en el libro de honor de la cofradía. En el acto, celebrado en La Colonias, sede de la entidad, también estaban presentes el comandante Naval de Gijón, capitán de navío Carlos Orueta, y los segundos de ambos, capitán de fragata Javier Millán y capitán de corbeta Fernando García. La cofradía estaba representada por su presidente, Vicente Quintanilla, su secretario, José Antonio Villabrille, y su tesorero, Tomás Badiola, entre otros cofrades.

La entrega en sí se llevó a cabo en el transcurso de una comida celebrada en el restaurante Real Balneario de Salinas a la que asistieron más cien comensales. Tal y como recordó Quintanilla durante su intervención, el premio constituye un reconocimiento a «la brillante historia de la Armada al servicio de España y la protección de sus mares y costas, su lucha en favor del medio ambiente y el salvamento de vidas en todo nuestro mar territorial e incluso en aguas internacionales, donde además aportan sus importantes medios técnicos en la lucha contra el tráfico de drogas y la piratería internacional».

Tras agradecer el premio, «motivo de alegría y satisfacción, y más aún teniendo en cuenta el historial de galardonados con esta distinción», Sobrino Pérez-Crespo hizo alusión a Pedro Menéndez de Avilés «y a todo lo que hizo este gran hombre en favor de la Corona. Fue un gran marino, un explorador, descubridor y científico, valores que seguimos teniendo muy presentes en el siglo XXI. Tenemos una Armada muy potente y aunque hayamos perdido algunas competencias en favor de otras instituciones, como la Guardia Civil o Salvamento Marítimo, seguimos muy cerca de la gente de la costa. Todo lo que pasa en la mar nos interesa».

Según recogen los estatutos de la Cofradía de la Buena Mesa de la Mar el premio Llámpara Natural se concede a aquellas personas o instituciones que se distinguen por su buen hacer en cuestiones de la mar y de sus gentes desde las áreas industriales, laborales y comerciales.

En su historial figuran la Sociedad Estatal de Salvamento y Seguridad Marítima, los buques del Instituto Social de la Marina 'Esperanza del Mar' y 'Juan de la Cosa', Jacques Yves Cousteau, Cruz Roja del Mar o el Centro de Coordinación Regional de Canarias de la Guardia Civil.