El asesor acusado de desfalco cumple sus dos primeros años de cárcel

M. D. A., en uno de los juicios a los que ha tenido que hacer frente en los juzgados de Gijón. / P. G.-P.
M. D. A., en uno de los juicios a los que ha tenido que hacer frente en los juzgados de Gijón. / P. G.-P.

El administrador único de la empresa Legaltia XXI fue condenado por apropiación indebida por estafar a comunidades de Candás, Luanco y Gijón

ALICIA GARCÍA-OVIES CANDÁS.

El asesor acusado de estafar a varias comunidades de vecinos de Candás, Luanco y Gijón se encuentra cumpliendo ya una primera condena de 2 años y medio de prisión por apropiación indebida. M. D. A. acumula sentencias que podrían mantenerlo en la cárcel hasta más de 15 años, después de que un grupo de vecinos de la villa candasina diese la voz de alarma en 2017 al comprobar que sus comunidades no disponían de fondos para ejecutar las actuaciones que tenían programadas.

El administrador único de la empresa Legaltia XXI, la cual sigue cerrada desde entonces, se ha sentado en el banquillo de los acusados hasta en casi una decena de ocasiones en el último año. En la mayoría de los casos, los juicios se saldaron con un acuerdo entre las partes y la aceptación de devolver el dinero estafado, que podría alcanzar los 300.000 euros. De las sentencias ya emitidas, un porcentaje se encuentra en periodo de apelación, mientras que otras todavía no han sido comunicadas a los denunciantes, por lo que las penas podrían incrementarse.

A lo largo del proceso judicial, el asesor, que residía en Luanco, ha tenido que hacer frente además al cambio de abogado. Su letrado actual, según ha podido saber EL COMERCIO, está trabajando para evitar que se le acumulen las condenas, con el fin de que cumpla el menor número de años en prisión posible.

La primera denuncia fue presentada el 10 de mayo de 2017, lo que provocó la detención del administrador a finales de ese mismo mes. Contra él se personaron entonces, diversas comunidades de vecinos, principalmente de Candás, así como particulares y otras empresas afectadas por su gestión. El casi centenar de afectados llegaron, incluso, a plantearse formar una plataforma con el fin de unirse en la defensa de sus intereses.