Boal recupera el Penedo Aballón

Los operarios colocan el penedo cuidando la oscilación y la seguridad del conjunto. / B. G. H.
Los operarios colocan el penedo cuidando la oscilación y la seguridad del conjunto. / B. G. H.

La gran mole regresa a su lugar de origen 17 años después de un acto vandálicoUna pieza metálica hará posible que este símbolo del concejo mantenga su tradicional oscilación sin renunciar a la estabilidad del monumento

BELÉN G. HIDALGO BOAL.

Han tenido que pasar 17 años para que el Penedo Aballón regresase a su lugar de origen. Tras más de dos horas de milimetrado trabajo, la sociedad de 'Amigos de Boal' logró que la gran mole de piedra, que había sido tumbada en 2001 presumiblemente por un acto vandálico, recuperase su posición original. «Quedó en una posición totalmente similar a como estaba en un principio y está asegurado. Se cumplió con los principios planteados: colocarlo y hacerlo con seguridad», afirmó Miguel Monjardín, presidente de la sociedad Amigos de Boal al término de la operación. El reto de esta actuación pasaba por devolver el penedo a su lugar de origen sin perder éste su característica oscilación: una pieza metálica lo garantizará sin comprometer la estabilidad del monumento.

Para devolver sus 18 toneladas de peso a su lugar de origen fue necesaria la intervención de una grúa de dimensiones considerables y el acondicionamiento previo del terreno. La colocación de la mole de granito fue suspendida en varias ocasiones debido a las condiciones climatológicas, que impedían trabajar en la zona de la intervención. «Es un terreno esponjoso y había que garantizar la seguridad tanto de las personas como de la maquinaria», argumentó Monjardín, recordando que esperaban desde octubre para ver de nuevo el penedo en su sitio.

«Para nosotros era un proyecto inasumible. Ha sido posible gracias a la colaboración desinteresada de varias empresas de construcción, grúas... y a la aportación de los vecinos», reiteró agradecido a los colaboradores el presidente de la sociedad. «Las empresas confían en nosotros y forma parte de la metodología que practicamos en la sociedad: cómo hacer mucho con poco dinero», subrayó.

Con ello se pone fin al empeño de la sociedad Amigos de Boal por recuperar este símbolo del concejo. Tras varias movilizaciones en el último año la idea fue cogiendo forma y se perfiló el proyecto final. En julio del año pasado convocaron un referéndum en el que consultaron a los vecinos sobre esta actuación y la posibilidad de contribuir aportando los recursos necesarios para llevarlo a cabo. «El penedo estuvo al lado del conjunto todo este tiempo. Se había ido desgastando por la acción de la meteorología. Poco a poco se fue desgajando en figuras más pequeñas y uno de esos trozos, el que estaba suspendido, fue el que se cayó», recordó Monjardín.

Al Penedo Aballón se sumará próximamente la creación de una pequeña área recreativa, que se llevará a cabo desde la Administración regional y que permitirá acondicionar una zona ajardinada en el área del monumento. «Estamos realmente muy contentos. Con el área recreativa se podrá disfrutar no solo del penedo, también de las vistas del concejo y de la costa», concluyó Monjardín.

Temas

Boal

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos