Decomisados 42 kilos de percebe a tres furtivos gallegos en la ría del Eo

Los percebes, junto con el material incautado por los agentes. / E. C.
Los percebes, junto con el material incautado por los agentes. / E. C.

Agentes de Inspección y Vigilancia Pesquera del Principado aseguran que son reincidentes «y habituales en el occidente asturiano»

DAVID SUÁREZ FUENTE FIGUERAS (CASTROPOL).

Tres furtivos gallegos fueron identificados en la madrugada del sábado por agentes de Inspección y Vigilancia Pesquera del Principado de Asturias mientras capturaban percebe de manera ilegal en la desembocadura de la margen asturiana de la ría del Eo en la zona de Figueras.

Los furtivos capturaron hasta 42 kilos de este crustáceo en la zona de veda parcial conocida como El Maste, lo hicieron aprovechando la marea baja que comenzó a las 23.40 horas del viernes, hasta que los agentes, en colaboración con tres patrullas de la Guardia Civil de Castropol y La Caridad lograron identificarlos. Además de los crustáceos, fueron incautados múltiples útiles para la captura ilegal del percebe, así como los tres neoprenos que utilizaron para meterse al agua.

Los agentes aseguran que los tres furtivos «son habituales en el occidente», ya que han sido identificados en diversas ocasiones. «Una vez al mes los tenemos por aquí», aseguró uno de los agentes de Inspección y Vigilancia Pesquera, que añadió que «se les pondrá una falta administrativa que no van a pagar porque no tienen nada a su nombre».

Se trata de una falta, no ha llegado a ser un delito, ya que «no se triplicó el cupo de seis kilos establecido». Hasta 18 kilogramos por persona, la sanción es considerada como falta administrativa y no delito. Los agentes aseguraron a EL COMERCIO que la costa occidental es un atractivo para los furtivos, que cada vez actúan con mayor asiduidad en la zona. «Antes venían mucho de Cantabria, pero ahora estamos notando la presencia de muchos gallegos», subrayaron.

«Más vigilancia»

Por su parte, las cofradías de pescadores del occidente asturiano reclaman mayores sanciones y penas de cárcel para los furtivos reincidentes, que esquilman la costa, poniendo en peligro el trabajo de los profesionales. Además, creen que es necesario incrementar el número de vigilantes porque, aunque realizan un buen trabajo, «son insuficientes», inciden los pescadores de la zona.

El total de percebes incautados (42 kilos), que no se podía devolver al agua, han sido donados a la Asociación Benéfica Hospital Asilo de Luarca (ABHAL).