Los festejos recorren el Occidente

Los buzos del Grupo de Ensidesa de Actividades Acuáticas sacan a la santina del fondo del puerto de Cudillero. /BELÉN G. HIDALGO
Los buzos del Grupo de Ensidesa de Actividades Acuáticas sacan a la santina del fondo del puerto de Cudillero. / BELÉN G. HIDALGO

Desde el fondo del mar a lo más alto de la montaña, la comarca celebra el día de Asturias

BELÉN G. HIDALGO

El 8 de septiembre es una fecha señalada para los festejos en muchos concejos de la comarca occidental. De norte a sur, se suceden las romerías y celebraciones que hunden sus raíces en el fondo del mar o en lo más alto de la montaña.

En Cudillero el día de Asturias se rinde tributo a sus raíces marineras desde hace más de un cuarto de siglo sacando a flote la imagen de la Santina de Covadonga del fondo de las aguas del viejo puerto pixueto. De ello se encargan los buzos del Grupo de Ensidesa de Actividades Acuáticas (Geas). La imagen, una robusta talla de bronce, permanece sumergida el resto del año y, una vez en la rampa de la Ribera, los devotos y los turistas acuden a venerarla. Tras la misa, la Santina regresó al fondo del mar, donde aguardará hasta el próximo 8 de septiembre.

En el Alto del Acebo, en Cangas del Narcea, la devoción y el arraigo convivieron este año con la pasión por el ciclismo al coincidir la romería en honor a Nuestra Señora del Acebo con el final de la décimoquinta etapa de la Vuelta a España. Durante la mañana, los romeros llegaron con sus meriendas dispuestos a cumplir con sus ofrendas a la Virgen y pasar un día rodeados de familiares y amigos.

En Pola de Allande se veneró a Nuestra Señora del Avellano, que a mediodía dejó atrás la capilla arropada por cientos de fieles. A su llegada al Puente de Hiero, una descarga de palenques detuvo su marcha, que retomó rumbo a la iglesia parroquial para la misa. Por la tarde, la Santina regresó de tarde a su ermita y de nuevo, la pólvora resonó en Pola de Allande.

En el puerto de Somiedo, el tributo a Asturias es ganadero. Allí se dieron cita miles de personas y más de 20.000 reses de vacuno, según indicó el Ayuntamiento, en un ambiente «auténtico del día del campo asturiano».