«Asumo toda la responsabilidad en el conflicto de las fechas del Sella»

Cientos de personas acuden cada año a la cita del Descenso Internacional del Sella. En la imagen, algunos palistas antes del inicio de la prueba deportiva. /
Cientos de personas acuden cada año a la cita del Descenso Internacional del Sella. En la imagen, algunos palistas antes del inicio de la prueba deportiva.

El Presidente del CODIS explica que se comprometió a estudiar un cambio de día pero la asamblea del comité lo rechazó

ANDREA INGUANZOLlanes

Nuevo capítulo en las desavenencias de las capitales del Descenso Internacional del Sella. José Antonio Modino, presidente del Comité Organizador del Descenso Internacional del Sella (CODIS) asume que «toda la responsabilidad del conflicto sobre las fechas del Sella es mía». Así lo afirmaba estos días, tras comprobar que tanto Parres como Ribadesella se echaban los trastos a la cabeza y apuntaban con el dedo al órgano que dirige Modino para que explicase qué fue lo que pasó.

Y lo ocurrido, ciertamente, fue que en ese encuentro mencionado por ambos alcaldes, que se desarrolló en el despacho de la Alcaldía de Ribadesella, «me comprometí a hacer algo para lo que realmente no tenía autoridad». «Soy el presidente del CODIS y como tal tengo competencias en muchos aspectos pero, en este en concreto, no conté con que la asamblea general es contraria a cualquier modificación de las bases de esta prueba y, ante su decisión, no cabía ningún otro debate». Modino lamenta el hecho de haberse «comprometido a ello con los ayuntamientos», lo que le lleva ahora a «quedar mal con todo el mundo». «A pesar de ello tengo que asumir lo que dicta la asamblea».

Otra cuestión es que piense que este asunto «terminará siendo motivo de debate incluso dentro del propio CODIS». «Si la sociedad demanda algo, y esto es el sentir de Ribadesella, supongo que es algo a lo que tendrá que acabar dándose la vuelta. La intención de modificar las fechas es algo que en ese ayuntamiento va a seguir coleando y no se pueden dejar frentes abiertos», valoró.

La cita será este año el 8 de agosto ya que, tal y como marcan los estatutos originales, la fiesta se celebrará el primer sábado de este mes a no ser que éste coincida en día 1 ó 2. Mientras los parragueses, tras reunirse con los vecinos en 2013, rechazaron la propuesta, el Consistorio riosellano se empeña en que adelantar las Piraguas es necesario ya que, si no, se daña la temporada turística.

En relación a la decisión tomada de manera unilateral, la alcaldesa riosellana, Charo Fernández Román, mostró su disconformidad con la misma al haberse enterado además «por la prensa». Por ello afirmó sentir que el concejo que representa «no pinta nada» para la organización del Descenso del Sella, ante lo que el presidente del CODIS recordó que «la organización es una entidad ajena a los municipios y a cualquier tipo de colectivos turísticos». A pesar de ello reconoce que «es cierto que hay mucha menos gente de Ribadesella que de Arriondas dentro del propio comité y eso puede influir a la hora de defender o representar diferentes propuestas o cuestiones».

Adelantó que es una asignatura pendiente del CODIS tratar de incorporar en sus filas más personal de la vertiente riosellana aunque «ya hemos intentado contar con la presencia de varias personas que nos interesaban y no ha sido posible llegar a acuerdos». De todos modos y, para limar asperezas, el presidente reiteró que el asunto del cambio de fecha «es algo que objetivamente no se ha resuelto bien» y emplazó a los ayuntamientos de Ribadesella y Parres a continuar en su línea de trabajo «al igual que lo están haciendo hasta ahora».

Teme José Antonio Modino que, de cara a esta próxima edición, «las elecciones municipales afecten negativamente a los avances conseguidos durante los últimos años». Es decir, le preocupa que un cambio de color político en alguno de los ayuntamientos «eche por tierra acuerdos que deberían quedar zanjados con anterioridad».

Elecciones

Y es que ya el pasado año se tomaron decisiones que levantaron gran polémica, como la supresión de la acampada en los campos de Oba y su traslado a la zona de L'Alisal, en Ribadesella. «En temas de acampada y demás habíamos trabajado mucho y me consta que algunos partidos alardearon de tirar por tierra los cambios si conseguían llegar al poder».

Ajena a toda polémica, la organización del 79 Descenso del Sella sigue su curso. Está pendiente ya la convocatoria de una junta para iniciar el trabajo y comenzar a darle forma a la prueba. Entre todo este tumulto, Modino también comentó que este año «vencen los cuatro años de mi mandato» y que, lejos de lo que se podría imaginar, «voy a convocar una votación». «Quiero que este puesto sea dinámico», declaró.