El matorral acaba con el 60% de la superficie de pastos de los Picos de Europa

Uno de los dos terneros atacados por el lobo esta misma semana en Villaverde, en Amieva. /
Uno de los dos terneros atacados por el lobo esta misma semana en Villaverde, en Amieva.

La reducción afectará de forma negativa al reparto de ayudas europeas a los ganaderos de la vertiente asturiana del espacio protegido

TERRY BASTERRALlanes

En torno a un 60%. Esa es la superficie de pastos que han perdido, dentro de los terrenos del Parque Nacional de los Picos de Europa los concejos integrados en este espacio protegido como consecuencia de la proliferación del matorral. Así se desprende de los datos que han facilitado los alcaldes de estos municipios, tras recibir durante los pasados días de la Consejería de Agroganadería la notificación de la última resolución sobre la revisión de pastizales. Pero esta reducción de cerca del 60% en la superficie de pastos no sólo perjudica a los ganaderos en el sentido de que sus animales tienen menos terreno del que alimentarse, también les afectará a la hora de percibir ayudas a la actividad. Y es que uno de los criterios que utiliza Europa para conceder las subvenciones de la Política Agraria Común es el de la superficie, subvenciones que se verán reducidas en el futuro por esta pérdida de superficie computable como pastos.

Este hecho es una de las principales críticas de los ayuntamientos asturianos integrados dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa. En el caso de Cangas de Onís este municipio ha pasado de que le contabilizasen el pasado año 3.120 hectáreas de pastos, a las 1.248 de este 2015, un 60% menos. En Onís la revisión ha sido de 2.282 hectáreas a 917. Y en Amieva de 2.041 a 667. En el caso de Cabrales, el Ayuntamiento ha facilitado los datos de las hectáreas de pastizales que se han perdido en el municipio tras la última revisión. Éstas han pasado de 20.500 a 4.500 en el conjunto del concejo, lo que supone una caída del 78%. Este «brutal recorte», como valora alguno de los regidores, hace que una de las demandas conjuntas de los alcaldes de los Picos para este 2015 sea la realización de desbroces y quemas controladas dentro del espacio protegido, con el fin de eliminar el matorral que ha colonizado una gran superficie que en el pasado estaba catalogada como matorral. De hecho alguno de estos consistorios está estudiando cómo recurrir esta notificación que les ha llegado por parte de la Administración regional, ya que tienen serias dudas respecto al método utilizado para realizar esta revisión de las hectáreas de pastos.

El lunes se celebró en Oviedo la comisión de gestión del Parque Nacional de los Picos de Europa, en la que se aprobaba para este año un presupuesto de gasto de 4,8 millones de euros, un ejercicio en el que la presidencia de este espacio protegido recae en Asturias. Entre las actuaciones que se van a realizar, según anunció el Principado, están la mejora de caminos, de accesos a pastos y de infraestructuras ganaderas.

Los ayuntamientos de los Picos coinciden en que los desbroces y las quemas controladas deben ser uno de los objetivos que se marque el Parque en este 2015. Otro, y que ya está previsto, es la mejora de infraestructuras ganaderas. No se olvidan los alcaldes de otra demanda frecuente en los últimos años, como es la de un mayor control del lobo ante los ataques del cánido a la cabaña ganadera, el último ocurrido en la noche del lunes al martes en Villaverde, Amieva, y que le costó la vida a un ternero y dejó otro mal herido. No se olvidan tampoco los alcaldes de la necesidad de recuperar las ayudas a las áreas de influencia del espacio protegido, unos subsidios que los concejos llevan tres años sin recibir y que, aunque se anunció que se retomarían este 2015, a día de hoy aún no se ha hecho pública su convocatoria.

«Los desbroces en el Parque son muy importantes dada la brutal reducción de las ayudas a causa del matorral. En nuestro caso hemos perdido unas 1.300 hectáreas», explica el alcalde de Amieva, José Félix Fernández, de Foro Asturias. Las peticiones de este ayuntamiento «son las mismas de los últimos años: infraestructuras ganaderas y controlar al lobo, que en los últimos días han atacado en el concejo y se les ha visto en Amieva pueblo, lo que quiere decir en entran y salen del Parque cuando quieren». El alcalde de Amieva reclama «más actuaciones reales y menos anuncios», y ha reclamado a la Consejería de Agroganadería que acuda al concejo a explicar la reducción de hectáreas de pastos que se ha llevado a cabo «y una ordenación del bosque con técnicos externos para ver hasta qué punto es real esa última medición que han hecho».

En Onís su alcalde confía en que entre los 4,8 millones de euros de presupuesto del Parque para 2015 «se incluya una partida para desbroces y quemas controladas, porque cada vez tenemos más matorral y menos ayudas». El regidor José Manuel Abeledo también reclama «que de una vez por todas se recuperen las ayudas a las áreas de influencia, porque estamos a mediados de marzo y aún no sabemos nada y llevamos ya tres años sin recibirlas».

Desde Cabrales su teniente de alcalde, Francisco González, reclama que «mantengan los controles sobre el lobo por los perjuicios que esta especie está causando a los ganaderos». No se olvida González tampoco de solicitar desbroces y quemas controladas, el mantenimiento de las pistas.

Por su parte el alcalde de Cangas de Onís, José Manuel González, señala que desde este ayuntamiento piden para el 2015 «las mejoras que solicitamos todos los años y que van con un retraso importante, que son las que nos traslada el Consejo de Pastores y se refieren a desbroces y quemas controladas, mejora de infraestructuras ganaderas y de pistas. Esperamos que este año se agilicen estas actuaciones».

Este alcalde insiste en que «este año tienen que hacer más desbroces para recuperar los pastizales que se perdieron por falta de previsión». Además de reclamar que se recuperen las ayudas a las áreas de influencia del Parque, propone «hacer un esfuerzo para mantener abierto el mayor tiempo posible un punto de información turística en los Lagos». González recuerda que en 2014 pasaron por este espacio 1.842.000 personas, un 19% más que el año anterior, y fue el espacio de los Picos más visitado por los turistas.