Los dos carriles de la N-634 a su paso por Arobes abren hoy al tráfico

En la tarde de ayer los trabajadores daban los últimos remates al falso túnel construido en Arobes tras el argayo del 7 de febrero que cortó esta carretera./
En la tarde de ayer los trabajadores daban los últimos remates al falso túnel construido en Arobes tras el argayo del 7 de febrero que cortó esta carretera.

Un desprendimiento de 2.000 toneladas cortó la carretera el 7 de febrero y desde entonces la circulación se ha visto afectada

TERRY BASTERRALlanes

Más de cuatro meses y medio se han necesitado para que la carretera nacional 634, a su paso por la localidad parraguesa de Arobes, vuelva a la normalidad. A las 12 horas de hoy está previsto que se abran al tráfico los dos carriles de esta vía, algo que no sucedía desde la tarde del 7 de febrero. En aquella jornada se vino abajo buena parte de la ladera anexa a la vía sepultado la N-634 e incluso afectando a la línea férrea paralela a la calzada. Fue un argayo de piedras, rocas, arena, árboles y tierra de 2.000 toneladas que no causó daños personales, pero que sí fue el más importante registrado en el país durante el último año. Al menos así lo calificó el delegado del Gobierno en Asturias, Gabino de Lorenzo.

Desde aquel 7 de febrero la circulación en el punto kilométrico 347 de la N-634 se ha visto afectada. Primero el corrimiento de tierras obligó a cortar la nacional durante un tramo de 2 kilómetros, desviando la circulación por las carreteras secundarias del concejo parragués. Tras permanecer así casi dos meses, el 31 de marzo se abrió al tráfico uno de los dos carriles de esta calzada y hoy a mediodía recobrará la total normalidad al entrar en servicio los dos sentidos de la calzada.

Las obras de estabilización de la ladera se adjudicaron por vía de urgencia a la empresa Dragados y han tenido un coste para las arcas públicas de 3.829.922 euros. En un primer momento se acometieron tareas de urgencia para sanear y estabilizar el talud afectado por el argayo con el fin de abrir uno de los dos carriles de cara a la Semana Santa, una de las épocas de mayor afluencia de turistas al Oriente de Asturias, muchos de los cuales llegan hasta Arriondas, Cangas de Onís o Covadonga a través de esta carretera. Durante aquellas semanas se trabajó 24 horas al día para agilizar las obras.

Pero además de sanear el talud y consolidar la ladera, la actuación realizada en Arobes es mucho mayor. Se ha colocado una malla de triple torsión y otra de red de cable sujetada con 200 bulones introducidos en la roca en perforaciones de 12 metros de longitud y selladas con lechada de cemento.

Galería antidesprendimientos

Pero sin duda el elemento más llamativo de todos estos trabajos de consolidación de la ladera ha sido la construcción de un falso túnel de cerca de 60 metros de longitud. Esta estructura, denominada galería antidesprendimientos, tiene en un parte superior lo que se conoce como techo de mortera, un compuesto de arenisca y grava que, en caso de que en el futuro se desprenda alguna roca del talud, quedará atrapada en él y no caerá ni a la carretera ni a las vías del tren de Feve.

La construcción de este falso túnel se ha realizado por fases para poder así dejar siempre habilitado uno de los dos carriles de la carretera y no interrumpir el tráfico. Durante los meses que ha durado la construcción del falso túnel el tráfico se ha regulado con semáforos que han dado paso alterno a los vehículos en sentido Arriondas e Infiesto.

Según se indicaba ayer desde la Delegación del Gobierno, «con los trabajos realizados, que han sido de alta complejidad por las características del terreno, ha quedado protegida la carretera en esta zona de posibles desprendimientos». Añaden desde la Administración estatal que «la conclusión de estas obras permite recuperar la normalidad del tráfico y la desaparición de los inconvenientes causados, tanto a los particulares como a las empresas de la zona, por las restricciones impuestas a la circulación».

Desvíos provisionales

Previsiblemente desde el Ayuntamiento de Parres se vuelva a trasladar en próximas fechas una petición que ya realizó el anterior alcalde, Marcos Gutiérrez Escandón, a la Delegación de Gobierno. Esta demanda consistía en solicitar ayuda estatal para reparar las carreteras secundarias del concejo que, durante el tiempo que estuvo cortada al tráfico la N-634, se utilizaron como desvíos provisionales y que quedaron desgastadas, ya que se trata de unas calzadas que no se construyeron para aguantar ese volumen de tráfico.