La rotura de una tubería deja a Arriondas sin suministro de agua corriente

Obras de renovación de la red de abastecimiento de agua de Arriondas en Romillo, zona en la que se produjo la varía que ha cortado el suministro. /
Obras de renovación de la red de abastecimiento de agua de Arriondas en Romillo, zona en la que se produjo la varía que ha cortado el suministro.

La avería se produjo en el barrio de Romillo al conectar parte de la red de abastecimiento renovada con la vieja y obsoleta traída

TERRY BASTERRALlanes

Una nueva avería en la vieja y obsoleta red de abastecimiento de Arriondas ha vuelto a dejar a la capital parraguesa sin suministro de agua. La rotura en la traída se produjo en la tarde del martes y no fue hasta ayer a la mañana cuando se empezó a notar la falta del líquido elemento. El problema se produjo en las inmediaciones de la zona conocida como Romillo, un lugar en donde se están ejecutando las obras de renovación de la red de abastecimiento, iniciadas a finales del pasado 2014 y que tiene un coste de 449.629,04 euros y un plazo de ejecución de un año. Los trabajos están siendo realizados por la empresa Contratas Mecuma.

La falta de agua se notaba especialmente en las viviendas en altura. A primera hora de la mañana aún tenían algo de agua, pero según fue avanzado el día y vaciándose el depósito el líquido elemento dejó de fluir en los pisos. Esta situación afecta tanto a la vida diaria de los vecinos como a los negocios hoteleros, muchos de los cuales están llenos estos días debido a la época estival y a la celebración del festival de música electrónica Aquasella este fin de semana, un evento al que en ediciones anteriores asistieron 15.000 personas.

La situación era algo mejor en los negocios situados en las plantas bajas de los edificios, caso de los restaurantes y sidrerías. Aunque con menos presión ellos sí que tenían algo de suministro, el suficiente para mantener su normal funcionamiento. Según explicaba ayer el alcalde Emilio García Longo, la avería que ha dejado sin agua corriente a Arriondas «se produjo al hacer un 'bypass' para conectar la parte ya renovada de la traída con la antigua y al abrir el suministro la rotura se produjo unos metros más adelante a causa de la presión».

El regidor se mostraba cauto en cuanto a los plazos en los que se recuperará el suministro de agua. La previsión era que durante la tarde de ayer los trabajos de reparación de la tubería estuviesen concluidos y que paulatinamente se fuese llenando el depósito. En el mejor de los escenarios el agua regresaría a los domicilios durante la noche de ayer o la mañana de hoy. Pero el temor de García Longo radica en que la experiencia le dice que cuando se produce una rotura en la obsoleta traída de agua de Arriondas, al volver a abrir el suministro la propia presión suele producir nuevas averías en la red. Por ese motivo el alcalde prefiere ser prudente y no aventurarse a dar plazos sobre cuándo la situación puede recuperar la normalidad.

«Es un problema que llevamos arrastrando por una red obsoleta que se está renovando íntegramente. El Ayuntamiento emitió un bando la pasada semana en el que avisaba que podía haber cortes puntuales y bajadas de presión a causa de las obras, pero es que además ha habido una avería», explicaba Longo, quien pedía disculpas a los vecinos por los inconvenientes que esta incidencia les pueda estar ocasionando. «Soy consciente del problema que supone el corte del suministro en esta época del año y esperamos que a lo largo del día de mañana se recupere la normalidad. Hay quien nos ha preguntado por qué las obras de renovación de la red se están haciendo en verano, pero es que hay zonas en las que por su orografía en invierno no se puede trabajar», detallaba.

El alcalde también se mostró preocupado por cómo pudiese afectar el corte al Hospital del Oriente de Asturias, situado en Arriondas. Fuentes de la Gerencia de este centro hospitalario aseguraban ayer que la falta de suministro «no nos está afectando y estamos trabajando con normalidad». Cierto es que el Grande Covián cuenta con depósitos auxiliares de agua que se utilizan en casos de emergencia como el actual para que el hospital no se vea obligado a detener su funcionamiento y se pueda atender a los enfermos con normalidad.

Hoteles llenos

Entre los empresarios de Arriondas había cierto enfado, en especial entre los dedicados al sector de la hotelería. «A la cafetería llega el agua, pero a las habitaciones no y tenemos el hotel lleno», explicaba ayer Morey González, del hotel El Español. González bromeaba con que algunos clientes habían optado por ir a bañarse al río Sella y ya en tono más serio consideraba que «van a tener que llevar cubas de agua para rellenar el depósito como hicieron hace un mes cuando hubo otra rotura».

Desde la sidrería El Mirador Belisario Suárez, explicaba que, aunque con poca presión, sí que llegaba agua al negocio y podían funcionar con normalidad. Otra cosa era en su vivienda. «Los domicilios a partir del primer piso no tienen agua. El problema es que además coincide con la época que más gente hay en Arriondas con los hoteles y las casas rurales llenas», lamentaba.

Entre algunos vecinos el enfado también era notable. «Ya van tres veces en espacio de menos de un mes en el que sucede este hecho, y en ninguna de ellas hubo una advertencia. Es indignante que a los vecinos, que pagamos la tasa pertinente, nos tomen por imbéciles, haciéndonos creer que son averías imprevistas, cuando en la tarde de ayer (por el martes) ya se notaba una disminución de la presión. Espero que, ya que tenemos que comprar agua embotellada, nos lo descuenten del próximo recibo», manifestaba un vecino de Arriondas que ayer se puso en contacto con este diario.