Los vecinos de Arriondas claman contra los cortes en el suministro de agua

Los vecinos de Arriondas salieron a protestar a las calles de la villa en la tarde de ayer tras tres días con cortes en la red de agua./
Los vecinos de Arriondas salieron a protestar a las calles de la villa en la tarde de ayer tras tres días con cortes en la red de agua.

Tras tres días sin servicio por una nueva avería en la traída, ayer se manifestaron y volverán a hacerlo si no se soluciona el problema

ANDREA INGUANZOLlanes

Tres días seguidos sin agua han sido suficientes para que los vecinos de Arriondas salgan a la calle. En la tarde de ayer se levantó una sonora protesta por las calles de la villa, en la que cacerolas, tapas, silbatos y botellas vacías sirvieron para meter ruido ante los gritos de «queremos agua». Los casi 200 lugareños que se unieron a esta concentración se mostraban «indignados» por la precaria situación que viven en sus domicilios y negocios. Pedían soluciones urgentes y adelantaron que, si las cosas no se solucionan y vuelven a tener suministro de agua, «el lunes volveremos a citarnos para protestar».

Una nueva avería en la traída de agua de Arriondas ha provocado que, en pleno final del verano, la capital parraguesa se quede sin suministro. Solo los locales bajos tienen algo de servicio pero, en general, de la mayoría de los grifos no sale ni una gota. El Ayuntamiento de Parres presentaba ayer una serie de medidas que se han puesto en marcha ayer mismo con la intención de «mitigar el problema». Entre ellas, se han abierto las duchas públicas de la piscina municipal, el polideportivo y el colegio público. Los horarios son de 8 a 13 y de 16 a 23 horas y la medida permanecerá activa mientras dure el problema.

Para los vecinos es algo «insuficiente» ya que, por ejemplo, «si necesita acceder a las duchas una persona con dificultades para ducharse de pie le va a ser imposible». Censuraron también el tema de los horarios. «Deberían de estar disponibles 24 horas».

No entienden tampoco que sean las obras de la renovación de la red las que hayan podido causar esta avería y las otras dos que se han sucedido en las últimas semanas. «Lo que deberían haber tenido en cuenta es que estamos en temporada turística y esas obras las podrían haber parado». De hecho, el alcalde parragués, Emilio García Longo, anunciaba ayer que será este mismo lunes cuando se celebre una reunión con la dirección técnica de la obra para valorar si es conveniente parar los trabajos durante un tiempo. «Parar los trabajos no es ninguna garantía para que no haya más averías», apuntó.

Y es que, tal y como el Consistorio ha repetido en numerosas ocasiones, «el problema es que estamos ante una red de abastecimiento de agua obsoleta, con tuberías que dan problemas se esté o no trabajando cerca». Han sido, entre 2011 y 2014, un total de 65 las averías registradas por el Ayuntamiento y eso deja bastante claro el grave problema de este sistema.

Entre los manifestantes, que solicitaban a sus vecinos que «dejen las ventanas y bajen a protestar con nosotros», se echaba de menos a los hosteleros. «Estamos aquí dando la cara por ellos, porque puede que sean de los más perjudicados, pero aquí no veo a ninguno apoyar», comentaron algunos. Ante el panorama que vive Arriondas, los promotores de la concentración invitaron a sus vecinos a ir al Ayuntamiento «para solicitar la devolución del impuesto correspondiente, la de todo el mes de agosto, porque casi no hemos tenido servicio».

«Hoy estará solucionado»

Para el equipo de gobierno socialista la situación es grave y por ello se están poniendo todos los medios a su alcance para solucionarla. La Policía Local anuncia mediante un servicio de megafonía las nuevas medidas paliativas. Entre ellas el reparto de agua en cubas a los vecinos durante la mañana y la noche por las calles del pueblo. A pesar de ello, García Longo confió en que «esta misma tarde -por ayer-, o como mucho por la noche, el servicio quede restablecido».

Desde el Ayuntamiento recuerdan que la capacidad del depósito actual es de 800.000 libros, los cuales no duran más de 8 horas si no reciben suministro y menos en temporada estival, cuando el consumo crece casi el triple. Están trabajando además en un depósito auxiliar ubicado en Pendás. En el hospital comarcal, por su parte, no hay problemas de suministro porque «funcionan de forma autónoma si hay problemas en la red».