CHC prevé ejecutar en 2017 las obras para proteger de las riadas a Arriondas

Puente que da acceso al Parque de la Concordia que desde CHC se plantean sustituir para minimizar el riesgo de crecidas en Arriondas./
Puente que da acceso al Parque de la Concordia que desde CHC se plantean sustituir para minimizar el riesgo de crecidas en Arriondas.

Las actuaciones más destacadas consistirán en la sustitución de puentes y en la elevación de cajeros

TERRY BASTERRALlanes

2017. Ese es el año en el que la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) tiene previsto llevar a cabo las obras para proteger a Arriondas de las riadas. Así se lo han transmitido desde el organismo estatal al alcalde de Parres, el socialista Emilio García Longo. El regidor se reunirá en diciembre con los ingenieros que se están encargado de redactar el proyecto de estas actuaciones para conocer las líneas fundamentales del mismo, aunque desde CHC ya se trasladó durante el pasado 2014 las diferentes obras que contemplaba realizar para evitar que la capital parraguesa viva de nuevo situaciones como la de junio de 2010 cuando los ríos se salieron de su cauce e inundaron esta villa obligando, incluso, a evacuar el Hospital Grande Covián.

«Desde la Confederación nos dicen que las obras que se recogen en el proyecto para proteger Arriondas de las inundaciones se quieren ejecutar en 2017. Nosotros reivindicamos que se hagan cuanto antes porque las crecidas de 2010 pusieron de manifiesto la problemática de la villa e hizo que las administraciones tomasen consciencia de los riesgos que existen», indica Emilio García Longo, quien además de reclamar que estas obras se lleven a cabo cuanto antes, también considera importante que se ejecuten con la mayor celeridad con la que sea posible porque esta actuación «es vital para Arriondas por motivos de seguridad».

Las diferentes actuaciones previstas inicialmente por CHC para conseguir este fin consistirán básicamente en la sustitución de los puentes y estructuras que supongan en la actualidad un constreñimiento a la circulación fluvial en los casos de grandes avenidas. Concretamente se remplazará el puente y la pasarela peatonal que dan acceso al Parque de la Concordia y también el puente sobre el río Chico.

Además se realizará la elevación de los cajeros existentes a lo largo del río Piloña hasta 1,5 metros. Lo mismo se hará con los del Sella a la altura del barrio de El Barco. También se contempla realizar un estudio y readaptación, si fuese necesario, del sistema de drenaje urbano de Arriondas, incluyendo el descabezamiento de algún arroyo que penetra en la red de saneamiento del pueblo.

Se quiere mejorar asimismo la capacidad de evacuación del río Chico. Para ello se contempla, además de la sustitución del puente que lo cruza, la eliminación y sustitución por un nuevo trazado de un colector existente aguas arriba del puente del ferrocarril, y el recrecido de las actuales defensas.

Encaje de afluentes

Otra de las medidas previstas para minimizar el riesgo de inundaciones en Arriondas es llevar a cabo el encaje de tres arroyos afluentes del Piloña a la nueva situación que quede tras la realización de las obras previstas.

De redactar el proyecto se ha encargado la empresa Fulcrum, Planificación, Análisis y Proyectos, que ganó el concurso público al presentar una oferta de 172.287,59 euros. El nombre de la adjudicataria se conoció este pasado enero pero ya antes, en julio de 2013, CHC anunciaba haber concluido un completo análisis de los puntos más problemáticos de los ríos Sella, Piloña y Chico y, por lo tanto, ya tenía en papel las posibles soluciones para evitar inundaciones como la registrada en la capital parraguesa e hizo públicas las actuaciones anteriormente citadas como solución a las riadas.

Todo este trabajo de estudio estuvo expuesto en la Casa de Cultura de Arriondas durante meses, con la intención de que los propios vecinos aportaran ideas, propuestas y recursos con el fin de trazar las líneas del proyecto definitivo. El objetivo de éste siempre fue el mismo: diseñar las obras necesarias para ofrecer a la localidad una mayor protección frente a las fuertes crecidas de los cauces fluviales. Ahora queda por conocer si el proyecto final recoge las directrices iniciales de CHC o ha sufrido modificaciones de relevancia.