El Colegio de Geólogos reclama una cartografía de los riesgos de Picos

Rescatadores ante la sima cabraliega por donde cayó en abril de 2018 un montañero vasco. /  SEPA
Rescatadores ante la sima cabraliega por donde cayó en abril de 2018 un montañero vasco. / SEPA

Piden un análisis en detalle de peligros como pozos, desprendimientos de rocas, argayos y aludes, así como un estudio del tren cremallera

GLORIA POMARADA COVADONGA.

El Colegio de Geólogos de Asturias se suma a las alegaciones presentadas al Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) de los Picos de Europa con una apuesta por dotar al espacio protegido de una base documental en materia de riesgos y estudios previos relacionados con la movilidad. En el documento presentado, al que ha tenido acceso EL COMERCIO, el órgano colegiado pone el acento en aspectos como la elaboración de una cartografía más completa que la existente hasta la fecha y que contemple de forma específica los riesgos geológicos y naturales. «Existen cosas, pero tendrían que ser sistemáticas, toda la información del Parque Nacional tendría que estar volcada en un sistema de información geográfica, en el que se apilan muchos datos en muchas capas», explica el decano del Colegio, José Antonio Sáenz de Santa María.

La aplicación práctica de esa herramienta iría desde los proyectos de investigación a operaciones de rescate. «Hay muchos agujeros», ejemplifica el decano, quien recuerda el caso del pozo de Totalán, donde falleció el pequeño Julen. En Picos también existen cavidades verticales, tanto de origen kárstico como vinculadas a la actividad minera de antaño, continúa, por lo que «deberían ser motivo de estudio y control».

Entre los incidentes más recientes registrados en el espacio protegido se encuentra el vivido por un montañero vasco en abril de 2018. Entonces, el experimentado deportista Jokin Lizeaga se precipitó por una sima en el transcurso de una carrera por la zona cabraliega de Picos. Consiguió salvarse al apoyarse en un saliente de la cavidad a diez metros de profundidad, lo que evitó que se precipitase al vacío.

Trazado de infraestructuras

Más allá de las identificación de simas y pozos, desde el Colegio animan en sus alegaciones a realizar «estudios geotécnicos y de riesgos geológicos y/o naturales», como «los deslizamientos de ladera, desprendimientos de rocas, aludes, inundaciones, dinámica de ríos y torrentes». Dentro del capítulo referido al plan de autoprotección, los geólogos asturianos apuestan también por incluir a Protección Civil en los mecanismos de coordinación.

Al igual que otros colectivos que han presentado alegaciones al PRUG, como los ecologistas, el Colegio de Geólogos centra parte de su atención en la movilidad dentro del espacio protegido, en especial en el acceso a los Lagos de Covadonga. En el documento registrado afirman que «como alternativa a la carretera no se deberá descartar, en un futuro, la construcción de un tren cremallera o similar». «Puede ser un tren, un teleférico o un túnel», ejemplifica Sáenz de Santa María, quien supedita cualquier infraestructura a un estudio previo sobre «necesidad social», viabilidad, trazado e impactos. «Hoy en día todo se puede construir, otra cosa es el dinero que cueste», señala.

El Principado tiene actualmente en marcha un estudio sobre las alternativas de acceso a Lagos, un documento que ha de señalar el medio más idóneo: desde construir un tren cremallera a dejar las cosas tal y como están, con la subida por carretera. Con un plazo de ejecución de nueve meses, el informe debería estar listo en otoño.

Minería y geodiversidad

El tercero de los ejes en las alegaciones de los geólogos pasa por la minería. Desde el Colegio recuerdan la vinculación que ha existido entre Picos y la actividad, de la que derivan «la gran mayoría de los grandes caminos abiertos» en el espacio protegido, sostiene el decano. Entre sus propuestas figura el inventariar las zonas de laboreo minero abandonado y analizar los posibles riesgos asociados a dichas explotaciones sin uso. Asimismo, propugnan la redacción de estudios hidrogeológicos «tendentes al conocimiento de los acuíferos y masas subterráneas de agua, con el fin último de su protección y conservación».

En el capítulo de la promoción apuestan por impulsar los itinerarios geológicos, integrándolos en la señalización de las sendas existentes y aprovechando las nuevas tecnologías, como la «realidad aumentada». Piden asimismo que entre los activos de Picos a conservar se haga mención específica a la geodiversidad.