Las moteras que quieren dar la vuelta al mundo recalan en Llanes

Las moteras, en Llanes./
Las moteras, en Llanes.

El movimiento WRWR pretende dar visibilidad a la mujer en el mundo de las dos ruedas

Lucía Ramos
LUCÍA RAMOS

Son guerreras sobre dos ruedas y, como tales, no se rinden fácilmente. La mala suerte se cebaba en las últimas horas con la comitiva de moteras encargadas de trasladar por el norte de España el testigo con el que el movimiento WRWR pretende dar la vuelta al mundo por relevos, pero haciendo gala de su determinación, ellas lograban llegar a su cita con los llaniscos a primera hora de la tarde. «Ayer una de las guardianas que custodiaba el testigo desde Francia hasta San Sebastián sufrió una caída y esta mañana tuvimos una avería, por lo que finalmente solo llegamos a Llanes dos de las cuatro embajadoras que teníamos previsto, pero pronto se podrán reincorporar y vamos a seguir adelante», explicaba Mar Gómez, una de las responsables de que el reto que esta comunidad internacional de mujeres moteras pase también por España.

La iniciativa partía hace unos meses de la británica Hayley Bell y en seguida lograba adeptas a sumarse a la causa por todo el mundo. En la actualidad son más de 15.000 las mujeres de más de un centenar de países que se han comprometido con esta vuelta al mundo por relevos con la que pretenden demostrar que ellas también pilotan, exploran y compiten. Quieren que la industria de la moto las tenga en cuenta, pues aseveran que es realmente complicado encontrar ropa protectora y accesorios para mujer.

Las moteras eran recibidas a las puertas del concejo por varios miembros del Motoclub Los Santinos, quienes las acompañaron hasta la capital, donde la concejala de Deportes e Igualdad, Marisa Elviro (Vecinos por Llanes), les abrió las puertas del Consistorio en compañía de un grupo de socios del Club Vespa Llanes, también implicado en el evento. «Todo lo que nos empoderes y nos haga conocernos unas a otras a lo largo del mundo es siempre positivo», manifestó la edil, quien aseveró que «este mundo no va a ser mejor si las mujeres no estamos ahí, siendo tan protagonistas como los hombres». Por este motivo, celebró la vuelta al mundo de las moteras e indicó que «en Llanes siempre tendréis un sitio en el que os recibiremos con cariño y orgullo».

La embajadora de la zona norte de España llegaba al concejo llanisco con una compañera de excepción, la australiana Colette Tindall Edeling, quien a sus 57 años y tras más de media vida a bordo de una moto, pretende acompañar al testigo con geolocalizador durante su vuelta al planeta a lo largo de este 2019, mientras que el resto de embajadoras se lo irán pasando entre ellas cubriendo las diferentes etapas establecidas. «Está siendo una experiencia increíble el poder conocer a gente de todo el mundo, compartir experiencias y anécdotas sobre dos ruedas y, sobre todo, conocer la historia que hay detrás de cada persona», aseveraba Gómez mientras se preparaba para dar una vuelta a la villa. Una de estas historias es, precisamente, la de Colette, quien tras perder a su marido no dudó en embarcarse en una aventura que le está cambiando la vida y que ya le hizo enamorarse de nuestro país. «Es mi primera vez en España y estoy encantada. Tenéis unas carreteras y unas vistas impresionantes, por no hablar de lo acogedora y agradable que es la gente», indicó, señalando que si por ella fuera se quedaría a vivir. Sin embargo, tiene todavía un largo viaje por delante. «Ya recorrí seis países diferentes y me quedan todavía otros 95», apuntaba, poniéndose su inseparable casco.

Tras la recepción en el Ayuntamiento de Llanes, las quince guardianas que componen la comitiva y sus acompañantes disfrutaron de un pincheo en el bar Colón para reponer fuerzas y continuar con su viaje, que hoy terminará en Gijón para continuar mañana rumbo a Portugal pasando por León capital y Las Médulas.

Temas

Llanes