Osos en busca de comida vuelcan y destrozan un remolque con 120 kilos de pienso en Somiedo

El remolque destrozado por los plantígrados, que fueron vistos a trescientos metros del lugar, en Somiedo. / E. C.

Los animales destruyeron el techo del vehículo para acceder al alimento que se guardaba para el ganado. Ocurrió a un kilómetro de las viviendas de Clavillas

DAVID SUÁREZ FUENTECLAVILLAS (SOMIEDO).

A un kilómetro de las viviendas de Clavillas, en el concejo de Somiedo, los osos se dieron un festín al encontrarse con un remolque con más de 120 kilos de pienso para el ganado. Los plantígrados volcaron el remolque y rompieron el techo de fibra para acceder a su interior y comer «casi todo el pienso», confirmó el ganadero Maximino Fidalgo, propietario del vehículo que utilizaba «como almacén» para alimentar a las terneras que tiene en un establo en la zona. Un pienso de engorde que ayer sirvió de alimento a los osos, que sin duda, «se pusieron las botas».

Según explicó este ganadero, cuando llegó al lugar «me encontré con el remolque volcado», con los sacos de pienso rotos y parte de él, comido». Es la segunda vez que sufre un ataque de este tipo. El primero «fue hace ocho días», pero ayer «rompieron el techo», detalló Fidalgo, quien reclamó que le reparen el remolque. «No quiero el dinero pero sí que me arreglen el vehículo», manifestó.

Más información

Este ganadero sufrió hace tres años un ataque en el que «me mataron a una ternera. Los osos se acercan demasiado a las casas», y lo ocurrido con su remolque es un claro ejemplo de que «hay demasiados» episodios peligrosos como estos. Fidalgo se mostró preocupado ante la posibilidad de que estos osos puedan acercarse aún más a las viviendas en busca de otro tipo de alimento, algo que a su juicio podría suponer un riesgo importante, ya que en esta época del año «van con sus crías», enfatizando el peligro que puede suponer si los animales se encuentran con humanos. Fidalgo tiene claro que los daños fueron causados por un oso, «ningún animal es capaz de volcar un remolque», indicó. Además, asegura haber encontrado pelos de oso en los restos del remolque, cuyo techo partió en pedazos con sus garras.

Por su parte, el alcalde de Somiedo, el socialista Belarmino Fernández, cree que lo ocurrido «es algo normal». A su juicio, los animales «siguen su instinto en busca de comida. Siempre hubo osos que iban a por miel o maíz. Ellos están en su entorno natural». En Somiedo, el avistamiento de osos es una fuente de riqueza del concejo, por ello, aseguró que el ganadero «tiene derecho a que le paguen los daños» en su remolque, y apuntó que los afectados por otros casos similares, como daños en una plantación de frutales, recibieron compensación por las pérdidas.

A trescientos metros de donde se encontraba el vehículo destruido fueron vistos el pasado miércoles una osa y su cría. Asimismo, la semana pasada se avistaron «una osa con tres oseznos», aseguró a EL COMERCIO un vecino de la zona al que le gusta salir a fotografiar a estos animales. Al igual que el alcalde insistió en que los animales «están en su entorno natural» y por norma general, «temen a los humanos y huyen de ellos cuando los ven».

Precisamente, un informe de la Universidad de Oviedo dado a conocer el miércoles revelaba que entre 2000 y 2015 se registraron en todo el mundo 664 ataques de oso pardo a seres humanos, el 14,3% de ellos, mortales. Asturias no registró ninguno de ellos. Se trata de unas cifras que aumentaron en los últimos años y que suelen responder a una reacción defensiva de una especie cuyo comportamiento más común es evitar la presencia de personas.