El Parque Nacional se queda con el nombre de Picos de Europa en exclusiva

Señal indicativa del Parque Regional de Picos de Europa, en la vecina provincia de León. / CARMEN PIÑÁN
Señal indicativa del Parque Regional de Picos de Europa, en la vecina provincia de León. / CARMEN PIÑÁN

Tras años de «confusión», la zona de León que usaba la denominación para su parque regional pasará a llamarse Montaña de Riaño y Mampodre

G. POMARADACANGAS DE ONÍS.

La coincidencia de un mismo nombre aplicado a dos espacios naturales distintos ha traído de cabeza durante años a municipios y turistas. De Picos de Europa existía hasta ahora tanto un Parque Nacional, el integrado por Asturias, Cantabria y Castilla y León, como un Parque Regional, circunscrito únicamente a una zona de León. Esa situación tiene las horas contadas, pues mañana mismo pasará por el Consejo de Gobierno de la comunidad vecina el cambio de denominación de ese enclave protegido de más de 120.000 hectáreas. Este pasará a llamarse Parque Regional de la Montaña de Riaño y Mampodre e integrará a los municipios de Acebedo, Boca de Huérgano, Boñar, Burón, Crémenes, Maraña, Prioro, Puebla de Lillo, Reyero y Riaño. El anuncio lo hacía días atrás el consejero de Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien reconocía la confusión generada.

En liza para alcanzar el cambio llevaban tres años los ayuntamientos leoneses de Oseja de Sajambre y Posada de Valdeón, ambos con territorio en el Parque Nacional que también se extiende a Asturias. El hecho de que a apenas unos kilómetros un parque regional llevase su mismo nombre era motivo de habituales despistes por parte de los visitantes. «Hay gente que va a Boñar y pregunta por la ruta del Cares», ejemplificaba ayer el alcalde de Posada de valdeón, Tomás Alonso. La desorientación no es despreciable en cuanto a distancia: Boñar está a más de 95 kilómetros de Caín, puerta de entrada a la ruta del Cares desde la vertiente leonesa.

«El Parque Regional no tiene nada que ver con el Nacional, una cosa son los Picos de Europa y otra sus estribaciones», sostenía Alonso. También su homólogo en Oseja de Sajambre, Antonio Mendoza, celebraba ayer la victoria: «Estamos satisfechos porque la gente ya puede saber a qué destino va sin confusión, que había bastante».

Desencuentros

El origen del problema se remonta a mediados de los 90, al momento de la transformación de la Montaña de Covadonga en el Parque Nacional de los Picos de Europa y el consiguiente desencuentro que suscitó entre las administraciones estatal y autonómicas. Castilla y León tramitó en paralelo para parte de su territorio el Parque Regional en cuestión, declarado como tal por la Ley Autonómica 12/1994. Se daba además la circunstancia de que el ámbito territorial señalado comprendía también a Posada de Valdeón y Oseja de Sajambre, a su vez parte del Parque Nacional que sería declarado oficialmente por las Cortes Generales el 30 de mayo de 1995.

Un cuarto de siglo después, el embrollo quedará solventado, con el nombre de Picos de Europa aplicado en exclusiva al primer Parque Nacional de España.