Fomento plantea inyectar 65,5 millones en las Cercanías asturianas tras un año en blanco

Fomento plantea inyectar 65,5 millones en las Cercanías asturianas tras un año en blanco

El ministerio mantiene en las cuentas la renovación de Pajares pese a su decisión de cerrarlo

Ramón Muñiz
RAMÓN MUÑIZGijón

El Plan de Cercanías diseñado por el exministro Íñigo de la Serna y que programaba mejoras en la región que suman 600 millones es una de las escasas decisiones del Gobierno de Mariano Rajoy que merecieron el aplauso del Ejecutivo socialista de Javier Fernández. Por ello el presidente asturiano se empleó a fondo para convencer a Pedro Sánchez de que la región no comprendería una rebaja en esas aspiraciones, habida cuenta del rosario de supresiones y descarrilamientos que viene sufriendo la red ferroviaria asturiana por la falta de inversiones de los últimos años.

El borrador presupuestario que hoy presenta la ministra María Jesús Montero cumple la palabra dada en cuanto a que propone consignar 65,49 millones para las inversiones que la empresa pública Adif planea este año en la red convencional de ancho ibérico (el tradicional de Renfe) y métrico (el asociado a Feve). Eso sí, también incluye un reconocimiento de que 2018 quedó lejos de las expectativas. Las últimas cuentas aprobadas por el Gobierno de Mariano Rajoy consignaron 32,24 millones para iniciar esa modernización necesaria de la red ferroviaria y ahora el anteproyecto presupuestario viene a reconocer que en realidad la empresa pública solo materializó actuaciones valoradas en 7,6 millones. De confirmarse, la inversión ejecutada habría sido de solo el 23,5% de la programada, un resultado que alimenta la distancia con la que deben leerse siempre los presupuestos. No es lo mismo anunciar en él gastos que luego cumplirlos.

Dos son los principales factores que explicarían los escasos avances en la modernización ferroviaria. De un lado el cambio de Gobierno, que paralizó parte de los trabajos que se estaban realizando para que el nuevo equipo tuviera tiempo de evaluarlos y ver si estaba conforme con esa senda. Del otro, hay que reconocer que el Plan de Cercanías es ambicioso pero durante sus primeros meses se concentra en tramitar y redactar los proyectos, lo que exige un menor gasto.

El anteproyecto de presupuestos de 2019 parece asumir esa realidad y promete enmendarse, pues programa para este curso 65,49 millones (lo que multiplicaría por ocho la inversión ejecutada en 2018), y anticipa que en 2020 habría que desembolsar 145 millones, todo un récord en el ferrocarril convencional. En lo inmediato, parte de la inversión de los próximos meses la prepara para equipar el túnel del soterramiento de Langreo y renovar por completo la línea de Feve Gijón-Laviana. La primera actuación está pendiente de que Adif saque a licitación los trabajos de montaje de vías y catenaria, proyectos que tiene listos pero cuya tramitación quedó paralizada al advertir los servicios jurídicos de que la empresa estatal no podía trabajar en un túnel que, formalmente, pertenece al Principado; la necesidad de elaborar un nuevo convenio está lastrando la actuación, convirtiendo al túnel perforado en Langreo en una repetición del metrotrén gijonés, en cuanto a infraestructura ejecutada bajo el casco urbano a la espera de uso.

Sorprende que el Ministerio de Fomento mantenga entre las actuaciones programas y recogidas en el presupuesto la renovación integral de la rampa de Pajares, toda vez que su titular, José Luis Ábalos, ha confirmado que su intención es prescindir del trazado una vez entre en servicio la variante de Pajares, previsiblemente en el 2021. La renovación integral fue acordada por Foro y el PP para que el puerto prolongara su vida útil como trazado del tráfico de mercancías, pero el equipo de Ábalos dejó sin aprovechar los cinco millones que reservaron a la operación para 2018. Ahora el borrador presupuestario opta por dejar sin fondos la partida, pero se cuida de programar desembolsos para el mismo fin en años venideros.

Entre las actuaciones que ven mejorada su atención está la modernización de la línea costera de Feve. En 2018 este proyecto contaba con tres millones que quedaron en su mayoría sin gastar. Ahora el borrador plantea pisar el acelerador y dedicar 7,4 millones a una reforma ambiciosa, que se estima movilizaría 454 millones hasta el año 2023. También hay 1,5 millones para sacar del cajón un proyecto largamente anunciado: la modernización del trazado de Renfe con una reforma del nudo de Villabona.

 

Fotos

Vídeos