Redundan en la calidad del servicio

Hacienda ve «claro» que los abonos, voluntarios o no, hechos por los padres redundan en la calidad de los servicios. Por tanto, cree que hay contraprestación y no es una donación.