Una riosellana, grave tras sufrir varias picaduras de avispa asiática en la cara

Una riosellana, grave tras sufrir varias picaduras de avispa asiática en la cara

La afectada, vecina de Tereñes, llegó a perder el conocimiento durante unos minutos y permanece ingresada en el Hospital de Arriondas

L. RAMOSRIBADESELLA.

Una mujer de mediana edad resultó herida grave en la tarde de ayer después de sufrir varias picaduras de avispa asiática mientras se encontraba en la finca familiar, en la localidad riosellana de Tereñes. Según indicaron testigos del suceso, la afectada llegó a perder el conocimiento durante unos minutos debido a los numerosos picotazos, por lo que fue trasladada en UVI móvil hasta el Hospital Francisco Grande Covián de Arriondas (Parres), donde al cierre de esta edición permanecía ingresada.

La herida es una mujer muy conocida en la zona de Tereñes, ya que regenta, junto a su hijo, el establecimiento hostelero de El Prau. Según indicaron fuentes conocedoras de lo ocurrido, ya se sospechaba de la existencia de un nido de avispa asiática en el entorno de la finca que rodea a la vivienda familiar y donde la mujer fue atacada esta tarde.

No es el único nido de esta especie invasora del que se tiene constancia en el concejo, ya que los vecinos de localidades como Barréu y Meluerda han alertado de la presencia de avisperos en las mismas. También hay localizado otro nido en una oquedad de un edificio del barrio del Pochacu, a la entrada de Ribadesella desde Llovio, y en la vecina población de Nueva de Llanes llevan varias semanas capturando grandes cantidades de estos insectos mediante la colocación de trampas. Este incidente se producía apenas cinco días después de que un especialista en retirar nidos de este tipo de insectos tuviese que ser trasladado al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) a bordo del helicóptero medicalizado de Bomberos del SEPA, tras recibir la picadura de una avispa asiática mientras trabajaba en Candamo y sufrir una reacción alérgica.

El pasado 1 de junio un joven de 32 años fallecía en el HUCA tras ser atacado por un ejemplar de vespa velutina en San Tirso de Abres mientras desbrozaba las lindes de una huerta.