«La Comarca de la Sidra va a priorizar la asistencia domiciliaria a mayores»

El alcalde de Bimenes, Aitor García, presidente de la Mancomunidad Comarca de la Sidra. / IMANOL RIMADA
El alcalde de Bimenes, Aitor García, presidente de la Mancomunidad Comarca de la Sidra. / IMANOL RIMADA

Bimenes era el único concejo de los seis miembros que nunca había presidido este organismo en sus veinte años de historia

JUAN VEGABIMENES.

El alcalde de Bimenes, Aitor García Corte, es el nuevo presidente de la Mancomunidad Comarca de la Sidra. Ocupará este cargo los próximos cuatro años después de ser elegido por mayoríaeste lunes. El concejo yerbato era el único de los seis miembros que nunca había dirigido este órgano supramunicipal desde su constitución en 1999. Se marca como objetivo mantener y ampliar los servicios sociales que ofrece la entidad.

-¿Cuál es su primera valoración como presidente de esta mancomunidad?

-Mi nombramiento es muy positivo ya que si un concejo, sea el que sea, puede tener un presidente, se traduce en una puesta de todos los territorios que conforman la comarca, indistintamente del partido que gobierne, de su población o de su presupuesto. Todos deben tener la misma participación que el resto. Esto demuestra que la comarca está muy viva y es una garantía de la buena voluntad de los diferentes alcaldes de los municipios para que todos trabajen en igualdad de condiciones.

-¿Cuáles son la previsiones económicas para los próximos cuatro años?

-La comarca se financia a través de las aportaciones de los seis ayuntamientos: Villaviciosa, Nava, Bimenes, Sariego, Colunga y Cabranes. La financiación es proporcional entre población, que supone un 60%, y el número de servicios, otro 40%. Por el momento el balance es positivo y espero que continúe así. Sin embargo, quiero destacar que a los ayuntamientos nos supone mucho esfuerzo porque cada vez se necesitan más servicios y más técnicos, por lo que la fatiga cada vez es mayor. No obstante, el objetivo es continuar la línea y mejorar los servicios que prestamos, ya que considero que son el gran valor que tiene la entidad.

-Hablando de los servicios que se prestan, ¿qué es lo que necesita mejorar a corto plazo la Comarca de la Sidra?

-La asistencia a domicilio y la asistencia de los mayores son, en mi opinión, cuestiones que deberíamos priorizar. Se necesita mejorar un poco ya que, a pesar de contar con muy buenos servicios, la disponibilidad económica no nos permite, por el momento, contratar más personal. No obstante, antes de hacer un plan de actuación debemos sentarnos y reflexionar antes de atajar los problemas que nos encontremos.

-¿Qué destacaría del papel que ejerce la Mancomunidad Comarca de la Sidra sobre la población de sus municipios?

-Nosotros no hacemos carreteras ni inversiones, nos centramos en el desarrollo local en la juventud, la cultura, la promoción de la mujer, atención a mayores y en la promoción y desarrollo turístico de los concejos. Por lo que si tuviese que destacar algo sería la actuación que los trabajadores realizan a nivel administrativo para que todos estos proyectos sociales salgan adelante. Sus actuaciones son impresionantes e impecables. Además, tuvimos la suerte de contar con un muy buen coordinador que fue Jairo Palacios (actualmente en el cargo de concejal de Personal, Empleo, Formación y Modernización en el Ayuntamiento de Nava), que se desvivió por su trabajo y eso ayudó un montón. En definitiva, son gente en la que puedes confiar plenamente, ya que ha demostrado que responde ante cualquier situación.

-¿Hace unos años estuvo a punto de disolverse la mancomunidad. ¿Cuáles fueron los problemas que casi la condenan a la desaparición?

-Antes de la legislatura que comenzó en el año 2015, existían problemas políticos en la mancomunidad y no se estaban teniendo en cuenta que detrás de la Comarca de la Sidra hay sesenta trabajadores. No se podría hablar de dejar de lado a los trabajadores porque, realmente, nunca se les había tenido en cuenta. El problema nació por una modificación de los estatutos según la nueva ley y había varios concejos que no estaban de acuerdo, entonces se evidenciaba la disputa política entre las partes. Unas diferencias políticas que se lograron salvar 'in extremis'.

-¿Qué cambió entonces para que no desapareciese?

-Creo que la nueva Corporación que surgió en 2015, tras las elecciones municipales, con los nuevos alcaldes y con la nueva junta de gobierno, tomó un rumbo mucho más sosegado. Tengo que reconocer que hace cuatro años, al ser muy novel en la política, empecé muy a lo loco por desconocimiento. Siempre digo que las administraciones no se parecen en nada a lo que te cuentan, tienes que estar dentro para saber lo que es. De una forma u otra se adquirió una lealtad y un respeto personal que repercutió directamente en lo político e institucional y esto se tradujo en que la Comarca de la Sidra terminó este último mandato con mejores expectativas con las que se empezó. En estos años se trasladó a la población de los concejos esa conciencia de comarca que ahora mismo la gente asume. La gente sabe que los alcaldes de la Comarca de la Sidra, se apoyan unos a otros y eso no se estila en más zona.

Temas

Bimenes