San Pedrín detiene a la lluvia en Sariego

La lluvia concedió una pequeña tregua para la procesión. / PABLO NOSTI
La lluvia concedió una pequeña tregua para la procesión. / PABLO NOSTI

Centenares de fieles acudieron un año más a la misa en asturiano celebrada en el interior de la cueva | El coro Santiaguín de Sama de Langreo, que lleva más de 40 años sin fallar a la cita, volvió a impresionar con grandes actuaciones

JUAN VEGANARZANA (SARIEGO).

El fuerte orbayu amenazó desde primera hora de la mañana de ayer la procesión de San Pedrín de la Cueva que se celebró en Santa María de Narzana, en el concejo de Sariego. La insistencia de la lluvia no consiguió arruinar, ni mucho menos, la salida del santo. En parte gracias a los más fieles que, casi una hora antes de la procesión, ya se concentraban frente a la ermita. «¡Anda San Pedrín! ¡ayúdanos que no queremos mojarte!», exclamaba Manuela García Peña, que llegó al práu con los pies empapados: «Nos hubiese gustado venir en madreñas, pero ahora son mucho más difíciles de conseguir», comentaba con sus hijas. Pero no todo fueron plegarias y peticiones. Luis Menéndez aseguró que el tiempo estaba «típico asturiano» mientras entraba en la pequeña capilla minutos antes de que San Pedrín iniciase el camino hacia la cueva.

Las plegarias a surtieron efecto y San Pedrín cerró las puertas del cielo durante unos instantes para que dejase de descargar agua sobre Sariego. Este año, las encargadas de portarlo por el camino silvestre, que desemboca en la cueva, fueron las familiares de José María Fernández 'Chema, el Veterinario' que falleció hace dos años y que según sus vecinos «hizo mucho por Sariego».

Con San Pedrín en la cueva, que se encontraba repleta de fieles, el párroco de la unidad pastoral de Sariego, Luis González Fernández, inició la liturgia, que como es costumbre en la cueva se hizo en asturiano y acompañada por el coro Santiaguín de Sama de Langreo, que lleva más de 40 años acudiendo a cantar la misa y que sorprendió a los asistentes con varias interpretaciones excepcionales. «Este coro es muy bueno y siempre borda cualquier cosa que le echen», comentaban varias personas al final una de sus canciones. Del sacerdote es conocido por todos su carácter guerrero ya que en multitud de sus discursos incluye un componente social y, por supuesto, esta vez no fue menos: «Falando d'Asturies, que esta la nuesa tierrina tenga xente que sepa defendela ante los poderes políticos y no nos dexen caer na miseria, en sin trabayu en sin proyectos de futuru». Además, prosiguió, «que den la cara onde faiga falta y nun olviden xamás esta tierra que ye la nuesa, la d'ellos y onde tienen que tener el so futuru los nuesos xóvenes y los neños d'Asturies».

González Fernández dejó a sus feligreses «ir en paz» y antes de marchar bromeo: «Estoy contento porque pensé que este año me iban a armar alguna en este tenderete. Estamos cansados de las amarguras y la vida es para divertirse», sentenció ante un estruendoso aplauso . Al final de la liturgia, San Pedrín volvió a abrir las puertas del cielo y el agua acumulada durante su procesión y misa, se descargó a mares en el concejo de Sariego.

Temas

Sariego