«Antes de sujetar a alguien a la cama debes pensar qué harías si fuera tu madre»

«En la red pública asturiana las sujeciones solo se permiten en aquellos casos en los que es aconsejable para la seguridad del usuario», aseguraron fuentes de la Consejería de Servicios y Derechos Sociales

CH. TUYA / L. MAYORDOMO GIJÓN.

El uso de plazas geriátricas para alojar a jóvenes con problemas psiquiátricos no es el único debate abierto en la atención social asturiana. Las sujeciones mecánicas para estos y otros usuarios, con problemas de dependencia severa, discapacidad física o demencias, están en el punto de mira. En mayo pasado una propuesta de Ciudadanos recibió el visto bueno del Congreso. Toda la Cámara aprobó instar al Gobierno de Mariano Rajoy a prohibir el uso de sujeciones mecánicas. Es decir, prohibir atar a los enfermos mentales a las camas o sillas.

«En la red pública asturiana las sujeciones solo se permiten en aquellos casos en los que es aconsejable para la seguridad del usuario, tras prescripción médica o de enfermería. Actualmente, en el ERA hay un protocolo, aunque en aras a mejorar la calidad y atención se están estudiando fórmulas que eviten o disminuyan al mínimo este uso», aseguraron fuentes de la Consejería de Servicios y Derechos Sociales.

Una versión que repiten, de forma unánime, las patronales geriátricas. «Me hace mucha gracia cuando ahora veo centros que se anuncian, como novedad, como 'libre de sujeciones'. Cuando les digo que nosotros llevamos años con esa práctica me preguntan que cómo lo hemos logrado. Es fácil. Antes de atar a alguien a la cama debes pensar qué harías si fuera tu madre o tu padre», explica la presidenta de Asacesema, la patronal que aglutina el mayor número de geriátricos y centros de día.

Jornada en Oviedo

Según Ana Gil, «ese es el mensaje que se imparte al personal. Si desobedecen, se les invita a que busquen otro tipo de centro de trabajo. Hay que tener empatía con el usuario. La sujeción debe ser lo último y, siempre, bajo prescripción médica», reitera.

Una frase que, desde la patronal mayoritaria en las plazas concertadas, Ascege, repite Arsenio Alonso: «Solo se hace tras prescripción médica». Precisamente, el próximo 23 de noviembre la entidad organiza una jornada específica sobre sujeciones. Se llevará a cabo con la Sociedad de Geriatría de Asturias.

 

Fotos

Vídeos