Comienzan las obras para dejar abierta «este lunes» la carretera del Pontón

La pala excavadora retira rocas en la N-625. / N. ACEBAL
La pala excavadora retira rocas en la N-625. / N. ACEBAL

A primera hora de la tarde una pala excavadora se afanaba en abrir paso entre las toneladas de piedra desprendida de la ladera

G. POMARADA

Después de tres días de espera, la maquinaria llegaba en la mañana de ayer al argayo que corta el paso entre el oriente asturiano y León. Al filo de la una y media, los vecinos de Oseja de Sajambre asistían al momento esperado desde el martes: la pala se dirigía al desprendimiento de roca que desde el mediodía del martes invade la N-625 a la altura del túnel del Regaldín, incomunicando a los vecinos de ambos lados.

A primera hora de la tarde una pala excavadora se afanaba en abrir paso entre las toneladas de piedra desprendida de la ladera, tarea necesaria para que el vehículo pueda acceder al centro del argayo y desde ese punto sanear la franja superior del talud. Ya en los últimos días desde el Ayuntamiento de Oseja de Sajambre venían advirtiendo del riesgo de nuevos derrumbes en esa parte, que ahora se pica con un martillo para terminar de extraer la roca suelta. Una vez asegurada la zona se retirará el resto del material que invade la carretera, explicaron en la empresa que acomete los trabajos, Amaya Obras y Excavaciones. Los trabajos, indicaron las mismas fuentes, se prolongarán durante el fin de semana con la previsión de que todo quede «listo el lunes». Además, las rocas retiradas deben ser trasladadas a una explanada habilitada dentro del municipio. El inicio de los trabajos en un día de temporal como el ayer no estuvo exento de dificultades. La pala excavadora, procedente de Cantabria, tuvo que ser transportada en un camión góndola a través de Castilla y León, por la ruta que pasa por Carrión de los Condes, Sahagún y Riaño, dado el riesgo de nieve en el puerto de San Glorio, que atraviesa la N-621 o carretera de La Hermida.

El acceso hasta el argayo es imposible desde Asturias, pues la carretera del Pontón presenta daños a la entrada del pueblo amievense de Camporriondi, donde un tramo de 170 metros registra tres derrumbes y un muro descolgado.