Tributo a los «ídolos que bajan al barro»

Tributo a los «ídolos que bajan al barro»
En primer término, miembros de las brigadas de salvamento minero que asistieron al homenaje celebrado en el Museo de la Minería. / J. C. ROMÁN

San Martín del Rey Aurelio respalda la petición del SOMA para la creación de un centro nacional de rescatesAsturias se vuelca con las brigadas de salvamento del país

MARCO MENÉNDEZ

El salón de actos del Museo de la Minería de El Entrego se quedó ayer pequeño para quienes querían asistir al homenaje que Preventiva Seguros tributó a las brigadas de salvamento minero de toda España. Más de 150 personas quisieron acompañar a estos hombres que, con una labor discreta y muy dura, llevan muchos años trabajando en las condiciones más difíciles y que saltaron a la actualidad el pasado mes de enero con motivo de la actuación de la brigada de Hunosa en el rescate del pequeño Julen, en Totalán (Málaga). Y es que, como señaló el segundo jefe del equipo, Antonio Ortega, fueron centro de atención de la opinión pública «por las circunstancias y no por voluntad propia».

Representantes de los diferentes grupos políticos, de varios ayuntamientos, de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, del Ejército, de la Marina, de la Universidad de Oviedo y de numerosos estamentos de la sociedad asturiana estuvieron presentes en el acto, pero también muchos ciudadanos vinculados a la minería y a las Cuencas. El alcalde de San Martín del Rey Aurelio, Enrique Fernández, lo dejó claro cuando indicó que, «ahora que hay demasiados ídolos de barro, se hace imprescindible reivindicar el papel de los ídolos que bajan al barro», en referencia a estos hombres que asumen grandes riesgos en su trabajo «con una gran modestia y una labor callada».

También fue momento para la reivindicación, pues en el acto se indicó que San Martín del Rey Aurelio apoya la petición del SOMA para la creación de un centro nacional de rescates, así como que Preventiva Seguros, según informó su director general, José María Martín, ha presentado la petición oficial para la concesión la Medalla de Oro de Asturias a la brigada de salvamento minero, al tiempo que hay otra iniciativa para que le sea concedido el Premio Princesa de Asturias de la Concordia de este año.

Belarmina Díaz, directora general de Minería, en una emotiva intervención, indicó que «esta sociedad no puede ni debe renunciar a la minería» y aseguró que los integrantes de la brigada «sois diferentes, de otra pasta. Las personas normales somos incapaces de ser y de sentir como siente un brigadista», porque «nunca se deja a un minero atrás».

Pero los protagonistas eran ellos, los brigadistas, y recibieron las placas de homenaje Evaristo Pablos (Palencia), Domeneç Torradas (ICL Ibérica), Federico Fernández (Alto Bierzo), Santiago Blanco (Mina de Aguas Teñidas), Francisco Expósito (Vasco-Leonesa) y Manuel García 'Manolo el de la brigada' (Hunosa).

El asturiano Antonio Ortega indicó que en su actuación en Totalán (Málaga) «solo nos movió el sentido del deber y del auxilio». Reconoció el «sabor amargo» que les dejó el desenlace del rescate y los «altibajos emocionales en los momentos de inactividad, algo para lo que quizá no estábamos preparados», pero resaltó el «espíritu de un grupo de personas de distintas procedencias que dieron el máximo de ellos mismos. Se puede llamar el 'espíritu de Totalán'».

También intervino Federico Fernández, quien entregó a sus compañeros asturianos la insignia de la brigada del Alto Bierzo y aseguró que «es un gran hermanamiento el que se siente entre las personas cuando han tenido miedo juntas». Pero ayer lo que sintieron fue el calor y el orgullo de toda Asturias.

Más