Un vecino de Blimea de 62 años fallece al ser golpeado por el tren

Convoy de Feve que golpeó mortalmente al vecino de Blimea, en la tarde de ayer. / M. VARELA
Convoy de Feve que golpeó mortalmente al vecino de Blimea, en la tarde de ayer. / M. VARELA

C. R. R. quedó tendido en una zona de vegetación a la orilla de las vías del tren, por donde se presupone que estaba caminando

MARTA VARELA BLIMEA

. Un hombre de 62 años, vecino de Blimea, fallecía en torno a las 16.35 horas de ayer al ser golpeado por el tren de Feve que cubría la línea Gijón-Laviana. El siniestro tuvo lugar en la zona blimeína conocida como la Peña el Gatu, antes del núcleo rural de Peñacorvera, en dirección al concejo de Laviana.

Se presupone que Carlos Redondo R., natural de Burón, localidad leonesa situada a pocos kilómetros del alto de Tarna, estaba paseando por la zona de las vías el tren, restringida a los peatones, cuando el convoy circulaba por la misma. Los vecinos aseguran que «el maquinista pitó varias veces y frenó enseguida, pero no pudo hacer más». El cuerpo de este vecino de Blimea, quedó tendido a la orilla de las vías del tren en una zona de vegetación. En una primera inspección ocular se apreció un fuerte golpe, y golpes que pudo recibir a ser despedido hacia la zona donde fue localizado, varios metros detrás de donde el tren pudo pararse. A los pocos minutos se personó la Policía Local de San Martín del Rey Aurelio, la Policía Nacional y los Servicios Sanitarios, que sólo pudieron certificar la muerte del sexagenario.

Los hechos están siendo investigados para determinar con la mayor exactitud posible lo ocurrido. Con este propósito, el testimonio del maquinista será fundamental, ya que, como comentó en los primeros momentos, «se percató de la presencia del hombre caminando por la zona de piedras, casi pegado a las vías del tren», según comentaban los vecinos. Se trata de una zona de semicurva, por lo que el maquinista no pudo ver al fallecido hasta que «prácticamente estaba encima de él», explicaban los que conocen la zona. El servicio ferroviario pudo restablecerse después de aproximadamente dos horas y media de parón, según se informaba desde el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif).