La Audiencia no se da por enterada de la renuncia del abogado de oficio

El abogado de oficio de Grueso, René Alperi, ayer ante la Audiencia. / MARIO ROJAS
El abogado de oficio de Grueso, René Alperi, ayer ante la Audiencia. / MARIO ROJAS

Remite sendas providencias en las que pauta el procedimiento por el que se le debe notificar e insiste en el inicio del juicio el lunes 24

C. R. AVILÉS.

El Colegio de Abogados de Oviedo firmó un decreto el lunes en el que no solo aceptaba la renuncia de José René Alperi a defender a su cliente Natalio Grueso en el 'caso Niemeyer' sino que brindó un apoyo sin fisuras a su compañero al considerar «difícilmente comprensible» la decisión de la sala de no suspender el juicio. La entrega del exdirector del Niemeyer en la Audiencia Provincial debería ser, en principio, suficiente para proceder a la designación de un nuevo abogado. Sin embargo, nadie las tenía consigo en este proceso habida cuenta de su desarrollo. Y así fue.

La Sección Tercera de la Audiencia envió ayer por la tarde dos providencias en las que, por una parte, pauta el procedimiento para la notificación en este caso de la renuncia del abogado de oficio y, por otra, subraya que el juicio comenzará el lunes 24.

Según su comunicación, el decreto del Colegio de Abogados de Oviedo «puede suponer una afectación de las resoluciones judiciales dictadas por este Tribunal con fechas 3 de septiembre y 17 de septiembre (en las que rechaza el aplazamiento del juicio)» conforme a la Ley Orgánica del Poder Judicial, que reza que las resoluciones judiciales sólo podrán dejarse sin efecto en virtud de los recursos previstos en las leyes.

Por ello, pide que se le aporte tal decreto a través «del señor letrado cuya renuncia no fue admitida por el Tribunal para decidir lo que corresponda». Mientras tanto y a expensas de los «antecedentes y fundamentos» del decreto, «se mantiene la primera designación efectuada del letrado sr. Alperi López».

Tal providencia es una muestra clara para los profesionales consultados de que el tribunal no está dispuesto a que abogado tras abogado del turno de oficio renuncien a un caso que, dado su volumen, causaría un trastorno a cualquier profesional, que debería dedicarse en cuerpo y alma a una instrucción desconocida, abandonando el resto de sus asuntos. Máxime si, designado en el turno de oficio, no coincidiera con su especialidad. Ayer, a preguntas de los medios a su salida de la Audiencia Provincial, Alperi negó que su renuncia respondiera a «maniobra» alguna, justificando que a él este caso le había tocado en el turno y que ni siquiera conocía a Natalio Grueso hasta ayer.

Estaba previsto que el Colegio de Abogados entregara el decreto con la renuncia del abogado José René Alperi López a la Sección Tercera entre ayer y hoy para proceder, a continuación, a la designación de un nuevo letrado. Tras la providencia de ayer por la tarde, la hoja de ruta tendrá que cambiar.

 

Fotos

Vídeos