La Cámara alerta de que las empresas no encuentran perfiles técnicos y tecnológicos

Un trabajador especialista en una de las empresas avilesinas. / MARIETA
Un trabajador especialista en una de las empresas avilesinas. / MARIETA

La entidad recuerda la necesidad de desarrollar la FP dual u otras colaboraciones entre el sistema educativo y la empresa

FERNANDO DEL BUSTOAVILÉS.

El caso de las dificultades de la empresa Electroinnova para completar el equipo humano de su empresa en Avilés publicado ayer por este diario no es único. A lo largo de este verano, otros sectores han dado la voz de alarma sobre la necesidad de profesionales, por ejemplo, el responsable de hostelería de la Unión de Comerciantes de Avilés y Comarca, Rafael Bonilla, comentaba la escasez de personal cualificado de sala, denuncia que, por otra parte, no es nueva.

Desde la Cámara de Comercio de Avilés se asegura que esta situación «es mucho más generalizada de lo que se piensa; incluso algunas empresas ralentizan su crecimiento por la dificultad para encontrar personal».

«No llevamos un recuento, pero es un tema que sabemos que está, siempre se plantea en los plenos de la entidad y los empresarios se encuentran muy preocupados por este asunto desde hace tiempo», apunta un portavoz de la entidad cameral avilesina.

Como aproximación, pueden servir los datos que, hace cinco años avanzaba el entonces secretario general de la Unión Comarcal de UGT, Iñaki Malda, sobre la necesidad de empleo industrial en la comarca. Malda señalaba que las diferentes prejubilaciones supondrían la salida del mercado laboral de unas 18.000 personas entre los años 2014 y 2024. Aunque no todos los puestos se iban a cubrir, las estimaciones del sindicato era que, como mínimo, se necesitarían unas 10.000 personas para atender las necesidades de personal de la comarca, pero el problema estriba es que esas 10.000 personas deben responder en muchos casos a unos perfiles muy concretos que no existen, o lo hacen en escaso número, en la comarca o incluso en la región.

Nuevas tecnologías

Las peticiones que reciben en la Cámara de Comercio se centran en dos grandes campos: el sector industrial y el tecnológico. Aunque el problema de las nuevas tecnologías es generalizado la situación en Avilés se hace más grave por las características del tejido económico comarcal. «La falta de profesionales en nuevas tecnologías se está produciendo en todo el mundo, no sólo en Europa o en España, pero ello no evita que nos preocupe mucho», comentan desde la Cámara.

En primer lugar, por la existencia de un pujante sector tecnológico en la ciudad, lo que hace más evidente las dificultades de estas empresas para cubrir sus ofertas de empleo. Reclaman diferentes perfiles informáticos o personas que, sin ser programadores, cuentan con los suficientes conocimientos profesionales para gestionar servicios de atención al usuario.

El actual desarrollo de la sociedad digital hace que los puestos tecnológicos no sean exclusivos de las empresas del sector. «Tenemos el reto de desarrollar la industria 5.0, la conectividad de las cosas, sin embargo no aparecen los profesionales que se necesitan», destacan desde la entidad cameral.

Y es que uno de los factores que incrementan la complejidad es la velocidad con la que se desarrollan todos los cambios. Esto provoca que se consolide la necesidad de perfiles profesionales para los que apenas hay personas capacitadas. Un ejemplo que se aporta es la robótica. La demanda de profesionales se ha disparado en los últimos años de una manera que no se había previsto. Y todo eso sin olvidar que existen campos con un gran potencial que está comenzando a desarrollarse, como puede ser el big data y la gestión de toda la información que se genera a través de internet.

El sistema educativo

Junto con el campo de las nuevas tecnologías, la Cámara de Comercio destaca la existencia de otras necesidades en los denominados empleos industriales. «Existen dos grandes carencias. Por una parte, se necesitarían más profesionales adecuados; por otra parte, se demandan profesionales con unos conocimientos más próximos a la realidad de la empresa», apuntan desde la Cámara de Comercio.

Y es que a la carencia de perfiles técnicos se une que muchas de las personas que salen al mercado laboral «llegan a la empresa y no saben manejar los equipos que existen en ella». En este sentido, se vuelve a insistir en la necesidad de fomentar la formación profesional dual o abrir la vía a otras formas de colaboración entre el sector público y el privado.

«Los empresarios saben que es muy complicado que los centros de formación profesional dispongan de toda la tecnología con la que cuentan ellos o con los equipos más avanzados, por eso hay que sentarse a ver la manera de colaborar», explican desde la Cámara de Comercio de Avilés.

En este sentido, esperan que en el nuevo mandato se avance en establecer los mecanismos de colaboración entre el sector público y el privado para asegurar que los jóvenes reciban la formación necesaria para permitir su incorporación al mercado laboral. «Por eso insistimos tanto en la formación dual y en la necesidad de colaborar en la formación de los jóvenes», concluyen desde la Cámara de Comercio.

También existen muchos campos para reflexionar y avanzar en este sentido. Por ejemplo, se puede plantear una formación en la carta para permitir que desempleados de larga duración o de sectores que han sufrido procesos de reconversión violentos, como sucedió en la construcción, puedan volver a enfocar su actividad profesional.