«La Comarca no reconoce a la Cámara de Comercio como se merece»

Francisco Menéndez, ayer en la Cámara de Comercio. / MARIETA
Francisco Menéndez, ayer en la Cámara de Comercio. / MARIETA

Francisco Menéndez, presidente de la Cámara de Comercio de Avilés: «Hemos sido la voz de los empresarios en Avilés. Siempre hemos estado en primera fila en su defensa. Nos hemos sentido respaldados»

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

En marzo de 2006, Francisco Menéndez (Avilés, 1936) se convertía en presidente de la Cámara de Comercio después de haber estado ocho años en la vicepresidencia y cuatro como vocal. Este mes de mayo cerrará una etapa de su vida. Es, pues, el momento de hacer balance.

-Punto final a la presidencia en la Cámara. ¿Qué valoración hace?

-Ha sido una época satisfactoria por el trabajo realizado. En términos generales estoy muy satisfecho, tanto por los integrantes del pleno como por la plantilla de la Cámara, que siempre se ha volcado con su trabajo.

-¿Cómo llevó la prórroga?

-Mi idea era estar sólo ocho años en la presidencia. Fueron las circunstancias. Aunque tuve un gran apoyo de todo el pleno y del equipo de la Cámara también fue un sufrimiento. Luis Noguera, que espero que sea el futuro presidente, también fue un gran apoyo. Estoy muy satisfecho porque marcamos una línea que se desarrolló dentro de las posibilidades de la Cámara.

-En su mandato se sucedieron dos circunstancias extraordinarias: la crisis económica de 2007 y el cambio del modelo cameral. ¿Cual le quitó más el sueño?

-El cambio de modelo cameral. Fue un golpe muy duro. De la noche a la mañana, te cambian el modelo de ingresos y no sabes con qué vas a dar de comer a los tuyos. Fue muy duro y, en ese camino, algunas cámaras se quedaron.

-¿Y la crisis económica?

-El tejido empresarial en Asturias no lo notó especialmente en 2007. Tardó bastante en llegar. Luego se notó. En la Cámara, todas las empresas que pagaban la cuota tenían beneficios.

-En estos doce años se ha consolidado la actividad ferial. ¿Es de lo que está más orgulloso?

-Estoy orgulloso de toda la actividad de la Cámara. Pero, indudablemente, la actividad ferial ha sido buena para la Cámara y también para la comarca. La actividad ferial logró que se dispusiese de un pabellón en las condiciones que tenemos en la actualidad. Fue un esfuerzo de las administraciones y donde la Cámara aportó su granito de arena. A partir de ahí, hemos ido creando ferias y aumentando su nivel. Hemos logrado que algunas de ellas sean una referencia para el norte de España, como Salenor, dedicada a la alimentación, la de mascotas. La reciente feria de estética y peluquería está creciendo. Todas esas ferias aportan mucha riqueza a la hostelería y la comarca.

-¿Tuvo momentos amargos?

-La verdad es que no. Tuve algunos desacuerdos con la administraciones, conatos, pero ahora no. En estos momentos, la Cámara vive su momento más dulce tanto con la administración regional como con el Ayuntamiento.

-¿Siente que la Cámara se encuentra reconocida en la comarca?

-La verdad es que no. Mira todo lo que hemos hecho: un vivero de empresas que es pionero en España dentro de una Cámara; sacar adelante la reforma del Pabellón de La Magdalena; la renovación de las instalaciones de la Cámara de Comercio, hemos hecho muchas cosas en formación... En Avilés, todos los años se dan kilos de reconocimientos y nunca hemos tenido uno. Lo digo ahora porque me marcho. Tan sólo una vez la Cruz Roja nos dio una placa por nuestra colaboración.

El futuro

-¿Le ha convencido ya Luis Noguera para seguir en el pleno?

-Luis está suficientemente capacitado para llevar la Cámara de Comercio de Avilés sin mí. Estuvo ocho años en el pleno. Ha sido mi brazo derecho. Es una persona preparada y dialogante. Está preparado para ser el presidente. La verdad es que, en su momento, para convencerle a que se presentase todos le dijimos que le apoyaríamos. De hecho, está en su derecho de exigirlo. Ya están todos en el pleno, salvo yo.

-¿Y estará?

-No tengo ningún inconveniente de ayudar desde el pleno. Es más, es algo que se lo debo porque me ha ayudado mucho, especialmente en estos últimos cuatro años.

-¿Le ha dado algún consejo?

-Espero que sea continuista. No sé que consejo puedo darle si mantenemos esta línea. Es importante la incorporación de gente nueva. Se produce una importante renovación, casi la mitad del pleno.

-También entran empresas importantes. ¿Evidencia el apoyo a la Cámara del empresariado?

-El empresariado siempre ha estado con nosotros. En todos los sitios donde me he encontrado con empresarios me han transmitido su cariño y apoyo. Siempre hemos estado en primera fila con los empresarios, desde la defensa a la tarifa eléctrica, a la reclamación de infraestructuras o la mejora de los servicios que les prestamos. Los medios de comunicación lo habéis reflejado: hemos sido la voz de los empresarios. Ante un tema se llamaba al Ayuntamiento, sindicatos y Cámara de Comercio. Nos hemos sentido respetados.

-¿Cómo ve el futuro de la comarca?

-Avilés no acaba de despuntar. No hemos sabido, o no hemos podido, crear suelo industrial en condiciones de competir con otras zonas de Asturias. Y sin crear suelo industrial no creas empleo y no puedes fijar población. Todo eso perjudica al sector servicios, porque si hubiésemos atraído población redundaría en actividad para el sector servicios.

-Y ahora, ¿qué hará cuando no sea presidente?

-Seguir trabajando. Es lo que he hecho toda mi vida y no sé que es eso de estar parado. Soy consejero en cuatro empresas (Sumesa; Eurodrill, Pena y Consejo de Alta) y seguiré dedicándome a ellas. No tendré la responsabilidad y la preocupación de la Cámara. Ya no pasaré por ella a diario para ver cómo están las cosas.