«El cómic vive un gran momento y cada vez se publica mejor»

El dibujante y guionista, Antonio Navarro, en el hall de la Casa de Cultura de Avilés. / OMAR ANTUÑA
El dibujante y guionista, Antonio Navarro, en el hall de la Casa de Cultura de Avilés. / OMAR ANTUÑA

El dibujante llega a Avilés para presentar su última obra, 'Homónimos', una rareza que ha sabido revolucionar el mercado editorial

ALEJANDRO L. JAMBRINAAVILÉS.

Historietista por encima de todas las demás cosas, Antonio Navarro ha destacado también en campos como la animación, habiendo dibujado para estudios como Hanna Barbera o Disney. Sus páginas de historieta empezaron a conocerse en los ochenta, también han destacado títulos como 'Simone', 'Por Soleá' o 'El tiempo arrebatado'. El año pasado revolucionó el mercado con su última obra, 'Homónimos', un trabajo imprescindible donde aborda multitud de lenguajes, tanto narrativos como pictóricos.

-Ha trabajado en muchos campos y además guioniza muchas de sus obras. ¿Es lo mismo ser escritor que guionista de cómics o son dos facetas muy alejadas entre sí?

-Al fin y al cabo todos son medios narrativos, no importa que sea una película, una novela o un tebeo. Tienen en común el tronco del que se nutren todas las historias, quien escribe tiene que construir una narrativa, un discurso y unos personajes que emocionen y enganchen. Pero son medios diferentes y utilizan recursos diferentes. Creo que se puede dar que un escritor de novelas haga buenos cómics y al contrario, pero hay que entender que no son campos que vayan ligados de forma obligatoria.

-Es momento de hablar de su última obra, 'Homónimos'. Me pregunto si un autor se siente cómodo cuando un trabajo se lleva tanta atención por parte de la crítica.

-Se ha valorado muy positivamente y eso significa que ha habido algo en el proceso de tu trabajo que ha emocionado y eso me gusta. Lo que sí es cierto es que en estos casos te pones a ti mismo una presión extra a la hora de afrontar el próximo proyecto, que pareciera que tiene que estar al mismo nivel. Por el momento disfruto de este último cómic, que además me ha llevado casi una década de trabajo.

-La obra se articula en torno a personajes que comparten su mismo nombre. ¿Ha contactado algún Antonio Navarro con usted desde que se publicó?

-Lo cierto es que está basado en historias reales que descubrí al buscar mi nombre en internet, pero no ha habido ninguno de ellos del que haya sabido nada. Lo que sí es cierto es que en algunas convenciones le he firmado el tebeo a otros Antonios Navarro y es algo gracioso.

-En 'Homónimos' juega con diferentes narrativas y estilos de dibujos para separar las historias, ¿a qué responde eso?

-Es curioso porque casi desde que concebí el proyecto tenía claro que quería jugar con eso. En 'Homónimos' trato de conseguir un efecto a través del cual el lector piense que son varios los dibujantes que participan en la obra. Cada historia tiene un clima propio y precisaba de un tipo e dibujo diferente. Había muchos más Antonios Navarro y estilos de dibujo, pero estoy contento con como se entrelazan las historias que forman parte de la obra final.

-¿Alguno de eso estilos tan diferentes le ha interesado lo suficiente como para que se plantee utilizarlo en un futuro proyecto de forma integral?

-Por supuesto. Ha sido entretenido trabajar en todos los estilos, en el proceso creativo de cada uno de ellos. Pero luego hay algunos que te interesan más que otros y pueden ser muy útiles a la hora de plantear trabajos nuevos. Soy muy orgánico cuando confecciono una historia y cada una de ellas te pide un tratamiento diferente. Lo importante es saber trasmitirle a los lectores lo que de verdad estás buscando.

-En las Jornadas del Cómic de Avilés los autores tienen mucho contacto con el público, y entiendo que es más conocido entre las generaciones que le leían en las revistas de los ochenta. Pero, ¿ha notado que esta obra le acerca a la gente más joven?

-Creo que sí. Cada generación tiene su tiempo y sus referentes y hay que tener en cuenta que yo llevaba muchos años sin publicar y alejado del mundo editorial. Lo que no te sabría decir es si al público que le apasionaba mi trabajo antiguo le ha gustado también mi última obra. No me he dedicado a realizar un análisis tan profundo de como ha sido recibida por el público pero estoy muy contento.

-Ya conocemos un poco mejor al Antonio Navarro escritor, al dibujante e incluso al consumidor de dibujos animados. Ahora me gustaría saber como es el Antonio Navarro lector, ¿tiene muy llena la estantería de los cómics?

-Tengo que reconocer que la tengo hasta arriba (risas). El mercado editorial ahora es mucho más extenso pero me interesan muchas obras diferentes que son muy buenas, sobre todo en el ámbito del los álbumes europeos, que se asemejan más al trabajo que yo hago. Más allá todo se pone un poco loco.

-¿Se refiere a la sobreexplotación el mercado?

-El cómic vive un gran momento y cada vez se publica mejor. Pero ha habido momentos en los que s publicaba demasiado y las buena sobras se perdían entre las estanterías. Ahora se esta calmando la cosa.