«Se tomarán las medidas que correspondan», dice Genaro Alonso sobre la difusión de imágenes íntimas de menores de Avilés

Genaro Alonso, consejero de Educación. /Alex Piña
Genaro Alonso, consejero de Educación. / Alex Piña

El consejero de Educación destaca la rapidez con la que ha actuado el centro a la hora de informar a la Policía

EFEOviedo

El consejero de Educación, Genaro Alonso, ha asegurado este jueves que, en el caso de que sean identificados los alumnos implicados en la difusión de fotos íntimas de menores de la comarca de Avilés a través de teléfonos móviles, los centros educativos adoptarán medidas correctivas y reactivas previstas.

Según Alonso, en este tipo de casos lo primero que hay que hacer es esperar a la información de la Policía y que después los centros educativos actúen «una vez estén identificados los alumnos causantes o cuenten con datos fidedignos de lo ocurrido». «Se tomarán las medidas, en ese caso, reactivas o de corrección que correspondan», ha señalado el consejero, que ha asegurado que los centros tienen una gran sensibilidad con este tema.

El titular de Educación ha recordado que el Gobierno asturiano acaba de promulgar el nuevo decreto de derechos y deberes del alumnado y que en él se da una especial atención a la «prevención y uso adecuado de las tecnologías de la información y la comunicación y en la adopción de medidas preventivas y también reactivas» para casos como el que se está investigando en Avilés.

En cualquier caso, ha señalado que los centros han actuado «muy rápidamente» poniendo estos hechos en conocimiento de la Policía Nacional y a la hora de adoptar medidas correctivas para los alumnos, en el caso de que resulten identificados. La Policía está rastreando el origen y difusión de un archivo con más de medio centenar de fotografías de adolescentes avilesinas desnudas, en ropa interior o en biquini que se ha difundido sin su permiso entre adolescentes de la comarca.

El decreto de derechos y deberes de los alumnos califica este tipo de hechos como gravemente perjudiciales para la convivencia que pueden ser castigados con la privación de clases durante un máximo de un mes o con la expulsión definitiva del centro en el que se haya cometido.

Más información