Los delfines surcan la ría de Avilés hasta el Niemeyer

Dos delfines, ayer junto al puerto deportivo de Avilés. / ANA GARCÍA BASTIDA

Permanecieron dos horas nadando plácidamente junto al puerto deportivo y la dársena de San Agustín para sorpresa de usuarios del paseo y trabajadores de las empresas del entorno

ALBERTO SANTOS AVILÉS

Que la ría de Avilés presenta una notable mejoría en la calidad de sus aguas es una realidad. Así lo atestigua la recuperación de muchas especies y la celebración de pruebas deportivas que hace unos años parecían impensables. Piragüismo, remo, cruceros, pantalanes, escuela de vela.... Solo faltaba que volviese la mítica foca, o delfines. Y fueron éstos quienes se acercaron ayer hasta la ría para darse un plácido baño. Lejos de conformarse con asomar su simpático hocico en la bocana de El Arañón, su travesía llegó hasta el final, a pie del Centro Niemeyer y del mismísimo parque de El Muelle, donde la escultura de la foca recuerda tiempos pasados.

La presencia de delfines en la dársena de San Agustín no pasó desaparecibida para usuarios del paseo de la ría y trabajadores de empresas del entorno. Algunos pudieron, incluso, inmortalizar el momento con sus móviles. Como por ejemplo Ana García Bastida, que fue testigo de la llegada del primer delfín sobre las diez de la mañana. El último fue visto a las 11.15 horas y el espectáulo duro aproximadamente dos horas.

 

Fotos

Vídeos