El empleo relacionado con el turismo supone un 10% de los puestos de trabajo en Avilés

Una camarera sirve en una terraza de El Parche. / OMAR ANTUÑA
Una camarera sirve en una terraza de El Parche. / OMAR ANTUÑA

La temporada alta ha traído un importante crecimiento del número de afiliaciones a la Seguridad Social en el mes de agosto

RUTH ARIASAVILÉS.

El tirón del mes de agosto, el momento del año en el las sustituciones por las vacaciones del personal y el turismo logran que las contrataciones lleguen a su máximo anual, hace que las afiliaciones a la Seguridad Social en Avilés lleguen a las 29.215 personas, según datos aportados por la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales, Sadei, una cifra que no se logra alcanzar normalmente en ningún otro momento del año. La estacionalidad de muchos de estos empleos hace que aquellos relacionados con el ocio y el turismo lleguen a alcanzar en los meses veraniegos hasta el 10% del empleo total, una cifra que en el conjunto de Asturias asciende hasta el 12%.

A día de hoy hay en Avilés un total de 3.062 personas dadas de alta en actividades de hostelería, hotelería, transporte de pasajeros, agencias de viajes, cultura y ocio. No se trata únicamente de personas que trabajan en exclusiva para el sector turístico, por lo que se da una sobrestimación, pero sí es indicativo del peso que adquiere ya el sector en una ciudad que sigue siendo principalmente industrial pero en la que en las dos últimas décadas no han dejado de crecer las plazas hoteleras, las visitas guiadas y las actividades culturales.

En el conjunto del país, la afiliación a la Seguridad Social en el sector turístico batió récords históricos en el primer semestre del año, con un crecimiento interanual cercano al 5%. Llega a suponer el 13,3% del total del empleo en España, según un informe de Turespaña, dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Sin embargo, según destaca el propio organismo, «el aumento de los ocupados vinculados a actividades turísticas fue consecuencia principalmente del incremento del número de ocupados en el transporte de viajeros». En la hostelería, sin embargo, se observan descensos en el número de ocupados, mientras que en las otras actividades turísticas estos permanecen relativamente estables. Entre los componentes de otras actividades turísticas, se encuentran los ocupados en agencias de viaje, que un trimestre más vuelve a descender algo más de un 20% y también se observa un ligero descenso del número de empleados en hostelería, debido tanto a la evolución negativa de los servicios de comidas y bebidas como por la contracción de los servicios de alojamiento con respecto al año pasado.

Este año, lo que dicen los datos es que está siendo uno de los mejores veranos de los últimos tiempos. Solo durante el mes de julio más de 230.000 personas se alojaron en los hoteles de la región, la mejor cifra histórica, solo superada por la del año 2016. El mes pasado se registraron 234.531 pernoctaciones, según los datos aportados por el Instituto Nacional de Estadística esta misma semana, con un incremento del 4,3% en la rentabilidad de los hoteles.

En Avilés, solo en el último año, la oferta de alojamiento ha crecido en un 7,5%, fruto en buena parte del incremento de las viviendas de uso turístico y vacacional, que ya suman un centenar de plazas a la oferta profesional, pero también de la apertura de un nuevo establecimiento, el Suite 1907 de la calle Galiana, que se puso en marcha el pasado verano y que supone ya el noveno hotel del municipio. La cifra era impensable hace apenas un par de décadas, cuando tan solo se ofertaban plazas en el entonces hotel Luzana y en algunos hostales y pensiones. La rehabilitación del casco histórico y la apuesta por el turismo tanto vacacional como de congresos como motor económico ha ido incrementando progresivamente tanto el número de turistas que llegan cada año, que ya alcanza los 120.000, como la estancia media de los mismos en la ciudad, que ha ido creciendo desde una sola noche hasta las tres o cuatro o incluso más.

Paralelamente a los puestos de trabajo creados en la hotelería, es significativo el incremento de la actividad hostelera en temporada alta, sufriendo el mismo mal común que toda Asturias, que es la escasez de personal cualificado, según denuncian los propietarios de los negocios.

Pero el crecimiento de los puestos de trabajo tiene también que ver con otras actividades vinculadas a este sector, desde los guías turísticos, inexistentes hasta hace poco y que ahora crecen por doquier ante la multiplicación de los grupos que demandan este servicio, hasta el personal de museos y otras actividades culturales o de ocio. En apenas una década se han creado el Museo de Historia Urbana, el Centro Niemeyer, el centro de interpretación del cementerio de La Carriona y, el más reciente, Espacio Portus, propiedad del puerto, infraestructuras todas ellas que van sumando personal a un sector en auge y que está destinado a seguir creciendo con otras iniciativas como el turismo idiomático. Sin haber arrancado aún el proyecto municipal, la iniciativa privada ya se está moviendo y ya se ha recibido a un grupo de escoceses y esta previsto que haya más viajeros desde este origen, además de otros de Rusia.