La falta de especialistas castiga las intervenciones quirúrgicas

El San Agustín se encuentra con 2.554 pacientes aguardando por la operación, 431 más que hace un año, y con demoras más largas

FERNANDO DEL BUSTOAVILÉS.

La buena evolución de las listas de espera de consultas externas contrasta con la situación en la actividad quirúrgica, donde la situación no es más bien la contraria. De hecho, se produce un crecimiento con 2.554 pacientes frente a los 2.123 de mayo de 2018.

De los pacientes en lista de espera, 225 personas no pueden ser operadas bien por causas médicas o porque los afectados han pedido un retraso de manera justificada. Además, hay 135 personas que rechazaron ser intervenidas en otro centro hospitalario que no fuera el avilesino.

Además, la lista de espera crece en el número de pacientes que aguardan una operación frente a los que han salido, al contrario que el año pasado, y crecen los tiempos de espera. Los datos negativos siguen en los plazos de demora, que crecen al pasar de 49,92 días en mayo de 2018 a 61,99 en 2019. Y vuelven a registrarse pacientes con esperas por encima de los 180 días.

Buena parte de la situación se debe a la falta de especialistas en los servicios más castigados, como es Traumatología, el único con enfermos con esperas superiores a los 180 días. Esta especialidad estuvo buena parte del año con cuatro vacantes en los puestos de especialistas, cifra que sólo se ha reducido en un especialista en la actualidad. Y, con una plantilla tan mermada, deben atender la actividad de consultas externas, una actividad quirúrgica compleja y el seguimiento de las operaciones.

Con todo, también existen buenas noticias en el comportamiento de las listas de esperar quirúrgicas. Un servicio con un peso tan grande como Oftalmología, que con 1.003 pacientes en lista de espera representa el 39,2% del conjunto, se mantiene en una situación de equilibro y ve como 270 personas se incorporan a la lista de espera y logra sacar a 267, es decir, que sólo crece en tres pacientes.

De hecho, la estadística refleja el intento de contener el crecimiento de las listas de espera. En Traumatología, el balance entre entradas y salidas refleja un aumento de dos personas. Sólo desciende en Otorrinolaringología, en diez pacientes, y los mayores aumentos se constatan en Urología, con 44, y Cirugía, con veinte personas.