El flamenco-jazz de Aurora triunfa ante el público del Niemeyer

En primer término, el bailaor Pol Jiménez. Detrás, Pere Martínez./LVA
En primer término, el bailaor Pol Jiménez. Detrás, Pere Martínez. / LVA

El grupo catalán presentó el domingo su tributo a De Falla, García Lorca y Pendrell el domingo en la Sala Club

C. R. AVILÉS.

No era ni el mejor día ni la mejor hora para un concierto de flamenco-jazz, aún así la propuesta musical de Aurora, el joven grupo catalán encabezado por el cantaor Pere Martínez, triunfó entre el discreto público que asistió el domingo al concierto a la Sala Club del Centro Niemeyer, que premió con 'bravos' y un caluroso aplauso final a la banda.

A la una de la tarde y de pie, tal vez la organización esperaba llenar el recinto, el público aplaudió a una banda precedida por las buenas críticas. Tampoco hay, además, muchas ocasiones de ver flamenco por estas latitudes. No es flamenco puro. De hecho, el cuarteto musical no incluye guitarra. Bajo, batería y teclado, junto con la voz de Pere, se valen para llenar de cuerpo y vida composiciones de Manuel de Falla (no faltó 'Asturiana'), poemas de Federico García Lorca y Felipe Pendrell, entre los que incluyeron una pieza del profesor de la Escuela Taller de Músics que les sugirió formar una banda, un tema con fragmentos de Ovidio y Dante, en latín e italiano, sobre el exilio.

Si la intimidad de la sala y la hondura de las composiciones crearon enseguida el ambiente adecuado para saborear y disfrutar el cante de Pere Martínez, las intervenciones del bailaor Pol Jiménez fueron el colofón a un espectáculo redondo en el que el público también se animó a tocar palmas.