La Holi Party rectifica y permitirá entrar al Niemeyer con comida y bebida

La Holi Party rectifica y permitirá entrar al Niemeyer con comida y bebida

El centro cultural dice que la información «no estaba actualizada» y que consensuará las condiciones de acceso con la empresa de seguridad

MARINA MARTÍN

La Holi Party se celebra un año más en el Niemeyer, esta vez el día 25 de agosto. La fiesta, que siempre atrae a un gran número de público, recibió quejas la edición pasada por parte de los asistentes, que no entendían por qué les requisaban, a la entrada al recinto, «hasta los gusanitos a los niños». Este 25 de agosto la situación será distinta, pues ya han confirmado que sí se podrá acceder al recinto con comida y bebida adquiridas en el exterior. «Es un derecho de los asistentes», incidía ayer Dacio Alonso, presidente de la Unión de Consumidores de España en Asturias (UCE). «Un derecho desconocido por muchos, eso sí», matizó. Está regulado, según explicó, por la Ley de Espectáculos Públicos salida en 2002, cuyo artículo 29.4 afirma que, por ley, «se garantizará a los consumidores y usuarios el derecho a elegir los productos que deseen consumir y dónde adquirirlos, siempre y cuando durante el espectáculo se permita el consumo de los mismos».

En la práctica, esto se resume en que si un recinto o espectáculo permite el consumo de comida y bebida en su interior, los asistentes tienen libertad para decidir si comprarlo allí o traerlo de fuera. Un artículo de una ley que la edición pasada el festival no cumplió, prohibiendo a los asistentes acceder a la Holi Party si llevaban alimentos del exterior. «Queremos entender que el Ayuntamiento desconocía la ley, lo cual ya sorprende, pero que después de que desde UCE denunciásemos la situación de irregularidad, este año reculen», decía Alonso. Y, efectivamente, así ha sido.

Desde el Niemeyer anunciaron ayer precisamente esa rectificación, dejando claro que su prioridad seguirá siendo «velar por la seguridad de los asistentes» y alegando que «hemos tratado, sin éxito, de ponernos en contacto con el presidente de la Unión de Consumidores de España en Asturias para actualizarle la información». Aunque la excusa de la seguridad es vista como «demagogia», desde la UCA. «Es demagógico mezclar esto con la seguridad o la salubridad», explicaba ayer Alonso; «no estamos hablando de introducir bebidas alcohólicas, sino de que quien quiera hacerlo, pueda llevar una botella de agua y un bocadillo».

Finalmente la denuncia por parte de los consumidores ha obtenido resultado y los asistentes de este año podrán asistir libremente con la comida que crean conveniente. Eso sí, desde la Fundación del Centro Niemeyer especifican que «próximamente se ofrecerá información detallada sobre las condiciones de acceso al festival».

 

Fotos

Vídeos