Contrata un cumpleaños para quince niños en Avilés y se marcha sin pagar

Contrata un cumpleaños para quince niños en Avilés y se marcha sin pagar
Carmen Esteban, gerente del Escape Room. / MARIETA

«Es nuestro primer 'simpa'», explica María Esteban, propietaria del Escape Room de Sabugo

YOLANDA DE LUIS / LVA AVILÉS.

«Es nuestro primer 'simpa'», explica María Esteban, propietaria del Escape Room de Sabugo, que vivió el sábado una situación incómoda y «surrealista» con uno de sus clientes, que se negó a a abonar el coste de la actividad. El sujeto en cuestión, según denuncia la gerente del establecimiento, había contactado con la empresa para celebrar allí un cumpleaños infantil para quince niños, pero cuando la fiesta terminó, se fueron sin pagar.

El cliente había realizado una reserva a través de la página web del negocio, lo que implica el abono por adelantado de veinte euros. El resto del coste iba a abonarse, como suele ser habitual, al término de la celebración del cumpleaños. La fiesta consistía en «encerrar» a los menores en una sala para desarrollar allí un juego en el que deben ir resolviendo enigmas y misterios para conseguir salir. Al tratarse de menores, el establecimiento no les deja allí solos, sino que pone a su disposición un monitor titulado que les acompaña en todo momento. Luego, además, hay una merienda y tarta para rematar la jornada.

Así se desarrolló la tarde el pasado sábado, pero el adulto que había contratado el servicio estuvo «faltando al respeto a las monitoras sin importarle la presencia de niños», según relata la propietaria, Carmen Esteban. Se negaba a pagar, y finalmente consiguió irse sin dejar nada a cambio. Cuando salió del local espetó: «Llama a la policía y que venga a cobrarme al Burger King». Y eso es lo que hizo Esteban, presentar una denuncia contra este hombre que, al haber reservado el local por internet, había dejado todos sus datos. Lo que no hizo la policía es ir al Burger King. El sujeto recibirá notificación de la denuncia y del delito cometido.

Parece que el problema se originó porque el hombre quería pagar con tarjeta cuando se advertía expresamente que esa forma de pago no se aceptaba. Había abonado veinte euros de reserva y eso es lo que ha cobrado el local. Los otros 132 seguirán ahora otra vía de cobro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos