Le piden dos años y medio de cárcel por un accidente laboral en la rula de Avilés en 2013

Imagen de archivo de una descarga de pescado en la rula. / MARIETA
Imagen de archivo de una descarga de pescado en la rula. / MARIETA

Ocurrió cuando en la descarga de un barco, el grillete de la pluma se soltó y esta cayó sobre el trabajador que dirigía la operación, que sufrió diversas lesiones

C. R. AVILÉS.

El responsable de una empresa de pesca se enfrenta a dos años y medio de prisión, inhabilitación especial para ejercer como patrón de barco durante el tiempo que dure la condena, al pago de las costas procesales y al abono de una indemnización de más de 20.000 euros por las lesiones y 40.000 más por las secuelas de un accidente laboral ocurrido en la rula avilesina en 2013, cuando la pluma de una grúa se soltó y golpeó la víctima, provocándole diversas lesiones. El juicio se celebrará hoy en el Juzgado de lo Penal número 2 de Avilés.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, el herido, marinero nacido en 1959, se encontraba descargando diez cajas de pescados de un barco ayudado por la pluma de la embarcación cuando, en un momento dado, el grillete que sujetaba la polea de la pluma se rompió y esta cayó «de forma descontrolada» hacia delante, golpeando al trabajador en la cabeza. El accidente le provocó varias lesiones, entre ellas diversas fracturas, de las que tardó en curar 196 días. Como consecuencia del accidente, camina lentamente, con ligera cojera al andar, y no puede correr ni saltar. Además, tiene dificultades para permanecer largo tiempo sentado o de pie y no se puede poner en cuclillas o de rodillas. Ha quedado imposibilitado totalmente para el trabajo.

La víctima era el encargado de recepcionar la carga desde la pluma para posteriormente situarla en la cinta transportadora que la introducía en la lonja. En el momento del desprendimiento, la pluma soportaba 250 kilogramos.

El Ministerio Fiscal sostiene que el accidente se debió a que la pluma que tenía la embarcación utilizaba un grillete en mal estado. El resto de trabajadores de la empresa, catorce tripulantes, se encontraban en la misma situación de riesgo que el trabajador afectado, en la medida en que todos participaban en las operaciones de carga y descarga y, por tanto, utilizaban la grúa.

La Fiscalía considera que el acusado debería haber comprobado y revisado el estado de los grilletes, poniendo especial cuidado en su mantenimiento. Sin embargo, al parecer no lo hizo y tampoco impidió que los trabajadores a su cargo realizaran su actividad sin que estuvieran protegidos adecuadamente.

La Fiscalía considera que estos hechos constituyen un delito contra la vida y la salud de los trabajadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos