El PSOE pide que el juicio del 'caso Niemeyer' se celebre «como está previsto»

IU aplaude la orden de búsqueda de Grueso ante la «sospechosa» renuncia de sus dos letrados y el PP pide responsabilidades políticas por el caso

C. R. / R. A. AVILÉS.

La decisión de la Audiencia Provincial de ordenar el ingreso en prisión del que fuera el primer director del Centro Niemeyer, Natalio Grueso, causó un gran impacto en el seno de todos los partidos políticos avilesinos. El PSOE de la ciudad, liderado por Luis Huerga, aseguró que su interés «es que la vista oral se celebre como está previsto y que sirva para cerrar un proceso que se ha alargado demasiado en el tiempo», y que viene coleando desde hace ya más de un lustro.

«Estamos seguros de que la justicia ha activado los mecanismos establecidos para localizar a Natalio Grueso», señala Huerga, que pide además «dejar que la justicia lleve a cabo su trabajo y determine las responsabilidades que pudieran haberse producido».

El Partido Popular, por su parte, confía también en que lo ocurrido en estas últimas semanas no dilate los plazos, e insiste en la necesidad de depurar responsabilidades políticas. «Hay un proceso judicial para el que esperamos que se cumplan los plazos, porque la petición de cárcel es elevada y eso indica que es un asunto serio, pero de momento nadie ha asumido su responsabilidad política, y eso lo llevamos pidiendo desde hace tiempo», recordó el presidente del PP avilesino, Pedro de Rueda, que cree que «al ciudadano de a pie no se le escapa que todo lo que pasaba en el Niemeyer tenía que haber sido vigilado».

Cita expresamente a quienes entonces ocupaban la presidencia del Principado y la alcaldía de Avilés, Vicente Álvarez Areces y Pilar Varela. «Tenían que haberle puesto freno y no lo hicieron, y aunque eso no tenga implicaciones penales, sí debe tenerlas políticas», expone el presidente de los populares, que considera que si existe un riesgo de fuga de Natalio Grueso es porque «algo tiene que esconder».

Izquierda Unida, a través de su coordinador local Juan José Fernández, consideró que la «labor de la justicia también es evitar que la gente se sustraiga a su acción», por lo que «esta medida cautelar nos parece bien», sobre todo cuando «todos sabíamos que llueve sobre mojado y que ya con anterioridad había costado entregarle las convocatorias».

IU cree que la justicia «para ser justa también tiene que ser rápida» y recordó que este caso lleva más de seis años abierto. «El juicio por las graves irregularidades contables que presuntamente ocurrieron y los perjuicios que han costado tanto al Centro Niemeyer y a la imagen de Avilés no puede sufrir más dilación», recalcó. Considera, además, «sospechosas» las renuncias de dos abogados que explica por una «estrategia deliberada de Natalio Grueso para retrasar el inicio del juicio». «Este proceso olía muy mal. Siempre ha habido gato encerrado», apuntó.

«No es el modelo»

La eurodiputada de Podemos, Tania González, afirmó por su parte que «Natalio Grueso representa el polo opuesto del modelo cultural que deseamos para Avilés» y solicitó un Niemeyer con una «programación popular y de calidad, alejada de los excesos y el grandonismo del periodo Areces». «Grueso representa lo peor de la política cultural del arecismo, los tiempos de las vacas gordas, el derroche y las tarjetas de crédito sin control», insistió.

En su opinión, «Avilés y el Niemeyer han ganado con la desaparición de Grueso, el gran fichaje del PSOE, que luego lo fue del PP de Madrid, y ahora lo es de la Policía Nacional». Cree que «la ciudadanía se ha vuelto más crítica y exigente, por eso ya ni cuelan los curriculums inflados artificialmente ni los grandes gestores con sueldos astronómicos que luego resultan ser vendedores de humo».

Otras formaciones, como Foro Asturias, prefirieron guardar silencio a la espera de que la Justicia dicte sentencia. Tampoco la Fundación Niemeyer se pronunció al respecto, ni quiso hacerlo la alcaldesa, Mariví Monteserín, vicepresidenta del patronato.

La Fundación, ante la petición del abogado de oficio de Grueso de aplazar la vista oral, había manifestaro quedar «a expensas de lo que la Sala decida, en aras a evitar la vulneración de derechos de la parte, que pudieran traer como consecuencia posibles nulidades procesales». Si no se cambia la hoja de ruta, el juicio se celebrará en poco más de una semana, con la incógnita de quién ejercerá la defensa del principal acusado en el complejo 'caso Niemeyer'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos