Saint-Gobain desmiente que planee cerrar la fábrica de Avilés

Una trabajadora de la línea de Sekurit de la factoría de Avilés. / MARIETA
Una trabajadora de la línea de Sekurit de la factoría de Avilés. / MARIETA

La empresa sale al paso de las declaraciones realizadas por CSI y advierte al sindicato de posibles acciones legales

J. F. GALÁNAVILÉS.

Saint-Gobain desmiente «categóricamente» que tenga intención de cerrar la fábrica de Avilés. La empresa sale así al paso de las afirmaciones en tal sentido realizadas de forma reiterada la semana pasada por el sindicato Corriente Sindical de Izquierdas (CSI) a través de su secretario general, Ignacio Fuster. Aseguró que la decisión estaba tomada, que se iba a ejecutar a finales de año y que la producción se iba a trasladar a la fábrica de Kenitra (Marruecos), en la que la multinacional francesa produce componentes de automóvil.

«Ante la preocupación generada en nuestra plantilla» y también entre la sociedad avilesina y asturiana en general, las direcciones de Glass y Sekurit -las dos divisiones de la planta de avilesina- emitieron ayer un comunicado interno. En él manifiestan que las declaraciones de CSI «ponen en riesgo la estabilidad de nuestro negocio así como la de sus trabajadores», razones por la que la multinacional francesa se reserva el derecho de emprender acciones legales «contra quien de forma arbitraria o interesada haya difundido esas falsedades que pudieran perjudicar la continuidad de nuestro negocio y de su entorno social».

La empresa recalca que todos los interlocutores sociales con los que mantiene «una estrecha relación se encuentran informados tanto de los planes de futuro de los negocios como de los problemas de competitividad de la fábrica, en los que se está trabajando, no habiéndose en ningún momento abordado el cierre».

«Ponen en riesgo la estabilidad de nuestro negocio así como la de sus trabajadores»

El desmentido se suma al realizado por el consejero en funciones de Empleo, Industria y Turismo del Principado, Isaac Pola, al día siguiente de que Fuster realizase sus declaraciones. Pola negó «de modo categórico» que Saint-Gobain tuviese planeado el cierre de la fábrica de Avilés y también que, como mantuvo CSI, que tuviese conocimiento de tal decisión. «No hay nada más allá del ajuste y las modificaciones de programación», añadió en referencia a las repercusiones que podría tener en la división de Sekurit el descenso que experimenta el mercado del sector de la automoción a nivel europeo.

Ese mismo día el comité de empresa, integrado por CC OO y UGT, también manifestó no tener conocimiento de plan de cierre alguno y emitía un comunicado interno en el que desmentía las afirmaciones de CSI, atribuyéndolas al «desconocimiento total de la empresa» por parte de Fuster, a quien acusó además de «despreciar» a sus trabajadores. CC OO también divulgó una nota para tranquilizar a sus afiliados.