Miles de voces como reflejo de la historia y la tradición asturiana

El público asistente abarrotó la plaza Mayor para seguir el concierto. / Arnaldo García

La plaza Mayor de Gijón se convirtió ayer en un coro a viva voz dirigido por Carlos José Martínez junto a la Sociedad Torner

GLORIA MARTÍNEZ

La plaza Mayor de Gijón se convirtió ayer en el escenario donde la tradición asturiana fue la verdadera protagonista, tanto en bebida como en música. La edición número 27 de la Fiesta de la Sidra Natural llega hoy a su fin, y ayer se comenzó a despedir por todo lo alto con sus 'Cancios de Chigre'. Lo hacía de la mano de uno de sus conciertos más esperados, mientras caía el atardecer después de tomar unos culinos por el mercado de la Sidra.

En la plaza del Ayuntamiento se congregaron los gijoneses más veteranos con emoción por lo que iban a vivir, los hijos de estos, e inclusos sus nietos. «Estoy muy emocionada porque son canciones que cantaba con mis padres», explicaba Soledad Álvarez, que sostenía el libro que se compraba en la plaza con todas las canciones del repertorio para unirse a las miles de voces y conformar un coro de lo más peculiar. Ni un alfiler cabía pocos minutos antes de que Carlos José Martínez y el coro 'Sociedad Torner' se subiesen al escenario para reivindicar la tradición y mostrar su lucha diaria por la recuperación del patrimonio asturiano y la defensa del mismo.

A las 21 horas comenzó el espectáculo con ensayos para que el público entonase y se preparase para lo que iba a suceder en la siguiente hora. «Llevamos unos cuantos años aquí, así que arriba esas voces», comenzaba Carlos José Martínez. 'Mocina, dame un besín' de Antolín de la Fuente, rompió el hielo de la noche, y prosiguió 'Fuisti al Carmín de la Pola' que terminó con la ovación de un público emocionado al recordar esas canciones de la infancia que reflejan la Asturias de aquella época, las romerías, la sociedad de aquel momento y la forma en la que vivían. «No es por nada, pero noto que habéis ensayado porque estáis mucho más entonados que el año pasado», decía jocoso el director.

Y llegó el turno de 'Axuntábense' de Sergio Domingo que estuvo acompañada, excepcionalmente, de la tonada de Martín Holgado sobre el escenario. A esta le siguieron otras 19 canciones más entre las que se encuentran las típicas 'Soi de Verdiciu', 'El xiringüelu', 'El Pericote' o 'Americanu del Pote', además de 'Gijón del Alma' y el Himno de Asturias que dio el broche final de la jornada, a una tarde/noche inolvidable para muchos por ser una máquina exprés del tiempo a años pasados, no tan lejanos como parece.