Cantantes y agentes en defensa del tenor de los récords

María José Suárez publicó ayer esta foto con Domingo en Twitter./
María José Suárez publicó ayer esta foto con Domingo en Twitter.

La asturiana María José Suárez, Davinia Rodríguez, Pilar Jurado y Juan Carlos Sancho lo definen como «educadísimo» y «admirable»

CÉSAR COCA

Quienes acusan a Plácido Domingo de acoso sexual no se identifican públicamente -salvo Patricia Wulf- pero quienes lo defienden y aseguran que les cuesta mucho creer que el tenor haya tenido un comportamiento reprochable dan la cara sin problemas. Pilar Jurado, soprano, compositora, directora de orquesta y actual presidenta de la SGAE, se refirió ayer al tenor como «un perfecto caballero». Son casi las mismas palabras que usó la soprano canaria Davinia Rodríguez, quien destacó su «humildad y generosidad». E idénticas a las de la mezzo asturiana María José Suárez, una de las primeras en apoyar a Domingo desde su cuenta de Twitter, donde creó un 'hashtag' en su apoyo, tras calificarlo de «gran compañero, hombre amable y generoso, siempre caballero y educado».

La relación más antigua con el tenor en posesión de todos los récords es la de Juan Carlos Sancho, director de la agencia Iberkonzert, que lleva la carrera de dos docenas de cantantes, entre sopranos y mezzosopranos. «Lo conozco desde hace cuarenta años y es admirable en todos los sentidos; un ser humano excepcional, que dedica a los demás todo el tiempo que haga falta y que tiene grandes consideraciones con todos, de coralistas a conserjes». Al menos dos de quienes defienden la honorabilidad de Domingo sugieren que las acusaciones son poco creíbles no solo porque no se hayan plasmado en demandas judiciales y no den la cara quienes acusan sino también ya que, usando términos coloquiales, «no lo necesita» porque ha sido objeto de deseo de un número muy elevado de cantantes. Incluso, añaden, lo sigue siendo hoy a su edad. «Le gustan el galanteo y los piropos pero jamás lo vería como un acosador, aunque es cierto que eso ya no se ve ahora como antes», asegura con vehemencia María José Suárez. Un agente, que prefiere no identificarse, incidía ayer en esto mismo: «Las cosas han cambiado mucho en 30 años y lo que antes se consideraba seducción ahora ya no se aprecia igual». Pilar Jurado apunta en otra dirección cuando comenta que «hay gente que directamente puede acercarse también a otra por intereses», y Juan Carlos Sancho dice que «es del todo increíble» que Domingo moviera un solo dedo para perjudicar a alguna artista que le hubiera rechazado. Y apela a la falta de pruebas.