Locos por Dani Martín

Los empleados de Burger King en Gijón convocan dos días de huelga
Dani Martín, durante su concierto de ayer en Gijón. / DAMIÁN ARIENZA

El cantautor madrileño abre ante seis mil personas el festival Gijón Life, en un concierto incluido en su gira 'Grandes éxitos y pequeños desastres'

GLORIA MARTÍNEZ

Anoche, el cantante Dani Martín tuvo el honor de inaugurar con su gira 'Grandes éxitos y pequeños desastres' la primera edición del Gijón Life, el festival musical veraniego que tomará el parque de los Hermanos Castro hasta el próximo 1 de agosto, cuando Maná ponga el broche a un total de diez conciertos para todos los gustos. El hijo de Manolo y Carmen, como el propio cantautor se define en su red social Instagram, se presentó ante unas seis mil personas a las diez y veinte de la noche para repasar en este tour sus mayores éxitos desde El Canto del Loco hasta hoy. Londres, Salamanca, Murcia, Valencia o Barcelona han sido algunas de las ciudades en las que ha interpretado las canciones de su gira, que terminará el 17 de noviembre en Madrid.

Ayer, le tocó a Gijón disfrutar del vocalista madrileño de origen asturiano. La lluvia amenazaba, los chubasqueros de los chinos campaban a sus anchas por si las moscas, pero, ni siquiera durante la espera, animada por una gallina y sus inspiradores carteles, cayeron gotas que enfriaran el ambiente. El público estaba encantado y feliz, levantaba pancartas, miraba a las pantallas y cuando por fin Martín salió a escena, un grito unánime resonó en el recinto. Primero sonó la sintonía de 'Zapatillas', luego salieron fuegos artificiales de ambos lados del escenario y por fin él, con 'Volver a disfruzar', americana fucsia, tupé teñido de blanco y un «puxa Gijón» de por medio, saltó a escena. Interpretó a continuación 'Las Ganas', y no paraba de pedir palmas a sus fieles. «Xixón, buenas noches, ¿cómo estáis asturianos? Bienvenidos, gracias a todos por estar aquí, esta es nuestra noche y vamos a disfrutarla», clamó ante el beneplácito de un público que, a continuación, escuchó 'La suerte de mi vida', uno de los temas de El Canto del Loco. Recordó después que hace 18 años «nos vimos por primera vez», pidió al público que alzara las manos y comenzó a cantar su último single, 'Dieciocho', que vio la luz en abril de este mismo año y que fue una de las canciones estrella de la noche. Tras ellas sonarían otras muchas, como 'Peter Pan', 'Que se mueran de envidia' o 'Los Charcos'.

Acompañado por una banda formada por dos guitarras, bajo, batería y teclado, su imagen se amplificó a través de dos pantallas laterales en un espectáculo con buen sonido y una potente iluminación en la que Martín hizo participar al público en todo momento, poniendo el mismo micro que amplificaba su voz a su servicio. No paró de pedir palmas, de animar, de hacer partícipe a todos de su música. Incluso una chica, Miriam, subió al escenario para cantar 'Contigo' junto a él.

Un público variopinto se dio cita en el recinto para verle. Y para algunos la espera fue larga. Varios de sus fans, de hecho, aguardaron ya con tiendas de campaña desde las 7.30 horas haciendo cola. «Vengo desde Madrid y escucho a Dani desde que tengo nueve años», decía ilusionada María Martín, primera en la cola para entrar, junto a Javier Peiró. Anoche volvió a hacerlo.

Su ídolo hizo bromas, pidió a los suyos que encendieran sus móviles para arroparle en alguna de sus canciones, transitó por baladas y temas más rockeros y recorrió su propia carrera, esa que comenzó con El Canto del Loco y que llegó a su fin hace ocho años. Entonces, Dani Martín se hizo mayor y comenzó a viajar solo por unos escenarios en los que siempre cosecha el aplauso. Ayer no fue una excepción. El público del Gijón Live aplaudió su música y su hacer sobre un escenario que esta noche vuelve a alzar el telón para dar cabida a la música de los noventa. Aún queda mucha música por sonar este fin de semana en Gijón.

 

Fotos

Vídeos