«No me gustan los pateos al asturiano ni la rivalidad con Gijón»

Jaime Martínez.
/ALEX PIÑA
Jaime Martínez. / ALEX PIÑA

«La idea de 'quien quiera ópera que se la pague' está trasnochada» Jaime Martínez. Expresidente

A. V. OVIEDO.

Además de un devoto de 'La Traviata', Jaime Martínez (Oviedo, 1942) es un amante confeso del rugby y ayer contó como uno de sus logros haber llevado al tenor Stuart Skelton, estrella de talla mundial, a un partido en el que el Oviedo ganó al Barcelona. Pues bien: cuando consiguió hacer el camino inverso y llevar a los deportistas a la ópera, «solo uno comentó que aquello le parecía un poco largo. Los demás se quedaron fascinados». Y, con eso, dijo, se demuestra que «la ópera no es solo para viejos». No en vano, ese ha sido uno de sus mayores afanes: «Popularizarla con medidas como los 'Viernes Ópera' o que llegue en pantalla grande a muchos sitios de Asturias».

-¿Su mejor momento en 15 años?

-Hubo muchos. Muchísimos. Uno de ellos, la 'Norma' con Sondra Radvanovsky, probablemente la mejor soprano del mundo en estos momentos y amiga nuestra. Fue un éxito impresionante. Y su 'Casta Diva', inolvidable. O el bis que hizo José Bros en 'L'elisir d'amore'. Tenía lágrimas en los ojos. No lo olvidaremos en la vida. El nivel de la Ópera de Oviedo es altísimo.

-En cambio, han bajado precios y hay entradas por dieciséis euros.

-Para que digan que no es asequible, que es elitista. Elitista es todo. Hay a quien le gusta el fútbol y paga mucho más. También se ha demostrado que la idea de 'quien quiera ópera que se la pague' está trasnochada. Un 60% son recursos propios y generamos riqueza.

-¿Su momento más amargo?

-Cuando tuvimos que reducir el sueldo a todo el personal. Eso fue una cosa muy dura.

-¿Qué tal la relación con el tripartito?

-Hemos tenido muy buena sintonía. De hecho, había gente que pensaba que, con el cambio en el Ayuntamiento, iba a haber grandes problemas con la ópera y no ha sido así.

-¿Qué le parece que algunos pateen la alocución inicial en asturiano?

-No me gusta que se patee nada. Ni eso ni cuando no les gusta una escena. Tampoco me gusta la rivalidad con Gijón. Cuando empezamos a llevar los 'Viernes Ópera' con el segundo cast al Jovellanos, tuvo mucho éxito, pero en Oviedo empezaron a decir: «Ya nos llevan hasta la ópera para Gijón». O sea, que no gustó. Y, después, hubo una concejala de Gijón que escribió: «De Oviedo nos mandan los segundos platos». Esa rivalidad es mezquina y mala para las dos ciudades y para Asturias. Empobrecedora.

 

Fotos

Vídeos