El duro testimonio de la hija transexual de Nacho Vidal

El duro testimonio de la hija transexual de Nacho Vidal
INSTAGRAM

«Mi hija tiene derecho a ir vestida como le de la gana, a llamarse Violeta y a poder cambiar el libro de familia porque ella se siente chica y no chico», defiende el actor

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

«Soy una niña, me llamo Violeta», estas fueron las palabras a las que se tuvieron que enfrentar la estrella del cine adulto Nacho Vidal y su mujer cuando con su hija transexual les confesó quién quería ser realmente. La historia de la menor ha sido proyectada este viernes en el Festival de Cine de Málaga.

«Nosotros solo estamos aquí para acompañarte. Tú haz solo lo que tú sientas que quieres hacer», una actitud muy comprensiva la de Franceska James hacia su hija que se refleja en el documental y que también comparte el padre de la menor, Nacho Vidal: «Ni Franceska ni yo somos superpadres, solo simplemente padres. Acompañamos a nuestra hija en un camino que ella quiere tomar y lo hacemos desde la empatía y el respeto», asegura el conocido actor.

«Es cierto que hemos evolucionado. Hoy por hoy, mi hija tiene derecho a ir vestida como le de la gana, a llamarse Violeta y a poder cambiar el libro de familia porque ella se siente chica y no chico. Pero ¿quién soy yo para decir lo que ella es o no es? ¿quién es nadie para hacerlo?», añade Nacho Vidal.

El mismo documental muestra una realidad muy distinta en otros casos de menores que no se sienten identificados con el sexo con el que han nacido. Es el caso de Alan, que fue acosado en el instituto y su familia no pudo evitar el peor de los finales: «Ojalá no estuviera aquí. Eso sería señal de que Alan aún estaría con nosotros», lamentaba la madre del joven fallecido al dar su testimonio. Los padres cuentan el calvario por el que tuvo que pasar Alan por una sociedad que no acepta la realidad de estos menores.

En conclusión, el mensaje que deja el documental es muy claro: «Todos y cada uno de nosotros tenemos derecho de vivir el sueño que queramos vivir». Vidal insiste en que el apoyo debe partir desde el hogar: «Los padres tienen que enseñar a sus hijos desde la empatía y el respeto, porque más que hacer una defensa a los niños trans, deberíamos enfocarlo a todos los niños que sufren bullying. Un niño que tiene sobrepeso o que está viviendo una situación económica complicada puede sufrir perfectamente la misma presión de sus compañeros de clase que uno transexual».

Unas declaraciones que hacen de Nacho Vidal un padre ejemplar que ha sabido llevar a su hija de la mano en un proceso duro que aún arrastra muchas críticas sociales. «Acércate a gente que te quiere y deja de lado los que te hacen daño», es el consejo que Nacho Vidal le da a su hija para que pueda ser feliz en un mundo que no siempre la va a comprender.