Gonzo sustituirá a Jordi Évole como presentador de 'Salvados'

Gonzo./
Gonzo.

Évole anunció su despedida en el programa de 'El Hormiguero', donde dijo que sufre de cataplexia, enfermedad que le hace reír

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

El programa de este jueves de 'El Hormiguero' ha sido de los más impactantes. Jordi Évole fue el invitado especial de Pablo Motos. Hablaron de todas las polémicas entrevistas del catalán y de las elecciones. Sin embargo, el punto fuerte del programa se produjo cuando Évole dio la exclusiva de que después de once temporadas abandona 'Salvados', «ha llevado el momento de dar el relevo» afirmó, y dejó caer que tiene un nuevo proyecto en Atresmedia.

Sin embargo el programa seguirá en La Sexta, pero está vez será presentado por Fernando González, más conocido como Gonzo, colaborador actual de 'El Intermedio'. La noticia fue desvelada por 'Yotele', ya que Évole no quiso dar el nombre de su sustituto en 'El Hormiguero'. Consideró que sería mejor «hacerlo los dos juntos». Con todo, no dudó el crear expectativas, ya que minutos antes de comenzar el show el reportero dejó un mensaje en Twitter que levantaba sospechas: «Esta no va a ser una entrevista más en 'El Hormiguero', tengo ganas de contaros algo que muy poca gente sabe».

El presentador catalán dijo que «Salvados es el programa de mi vida», por lo que considera que nunca volverá a hacer algo con más transcendencia. «Desde que empecé esta temporada llevaba dándole vueltas al tema, pero durante la entrevista con el Papa vi que era la gota que colmaba el vaso. Once años después de haber regalado la guitarra del 'chiki chiki' a Ratzinger para hacer una entrevista, creo que el círculo se ha cerrado, que Salvados va a seguir, pero sin mí», contó a Pablo Motos.

Además, el periodista aprovechó la ocasión para contar que le han detectado recientemente una enfermedad rara que le hace reír a carcajadas. «Sufro cataplexia, una enfermedad rara que me han detectado recientemente, pero no tiene nada que ver con la decisión de dejar Salvados», ha afirmado.

«Notaba que, cuando me entraba la risa, sufría una flojera que hacía que perdiera el equilibrio, algo que podía resultar gracioso. La última vez que me pasó fue con Iniesta en Japón y me pegué un buen porrazo. El equipo ya estaba sobreaviso y ya sabía cómo actuar. Un día, una amiga me dijo que no era normal y me envió un artículo para contarme que creía que tenía cataplexia, es un problema relacionado con el sueño que luego se manifiesta a través de una emoción», ha explicado el presentador de Cornellá de Llobregat.

Esto no es un adiós de Jordí Évole, si no un hasta pronto, ya que tiene un nuevo proyecto en Atresmedia que nos permitirá seguir disfrutando de su profesioanlidad.

Más información