Iván Armesto: «'Gran Hermano' me abrió la mente»

Iván Armesto: «'Gran Hermano' me abrió la mente»
Iván Armesto, en el Rinconín, con San Pedro al fondo. / JOAQUÍN PAÑEDA

El empresario y exconcursante del 'reality' pasa el verano en Gijón

PABLO A. MARÍN ESTRADA GIJÓN.

Aunque hayan pasado ya dieciocho años y hoy la fama le venga por su dedicación profesional, Iván Armesto asume con naturalidad ser, en Gijón o por donde vaya, Iván el de 'Gran Hermano'. Lleva seis años residiendo entre Barcelona y Las Palmas, las ciudades en las que se ubican las oficinas de su empresa Personal 7 Audiovisual -especializada en 'casting' para cine y televisión-, pero no perdona un verano sin regresar a su ciudad. «Vengo siempre en navidades y en Semana Grande, no solo porque quiero a Gijón, sino porque aquí están mis padres, mi familia, mis amigos de toda la vida», señala desde Quintes, donde lo localizamos en casa de una de esas amistades.

«En el cine también se trabaja en verano, claro. Esta vez estuve a punto de no poder venir, pero logré escaparme unos días y en semana y media estaremos de nuevo en faena», cuenta. La «faena» es nada menos que la nueva película de Pedro Almodóvar, 'El dolor y la gloria'. Antes, en junio, concluía el rodaje de 'Mientras dure la guerra', de Alejandro Amenábar, y en unos días verá el estreno de otra de las producciones a las que nutrió de figurantes su empresa: 'Yucatán', de Daniel Monzón. «Impresiona trabajar con directores de ese calibre, pero cuanto más grandes son, más fácil resulta hacerlo. Almodóvar, por ejemplo, lo tiene todo decidido antes de ponerse a rodar, te lo explica todo perfectamente y así da gusto, sabes que no va a haber imprevistos. A veces resulta más difícil meterse en una producción pequeña. ¿Exigentes? Lo son, pero también nosotros, porque gente de ese nivel no contrata al primero que pasa, quieren lo mejor». Iván lo explica con naturalidad, avalado por la experiencia de haber participado en 84 largometrajes y series, entre ellas 'El orfanato', de Bayona, 'El niño', de Monzón y 'La Zona', de los hermanos Sánchez-Cabezudo (rodada en Asturias).

Y con idéntica naturalidad desvela que nada le hace más feliz que volver a su Gijón cada Semana Grande para «dar un paseo mojando los pies por la playa, desde el Piles hasta San Pedro, como los jubilaos» o «ir a ver a Oscarín de la Gigia a su bar nuevo, con el cariño que le tengo, o quedar con cualquier amigo de siempre, aunque sea para darse un abrazo y tomar un café». Para el baño prefiere «playa España o La Ñora, sobre todo por la cría, a la que le encanta venir y este año incluso se me adelantó». Admite que cuando camina por el Muro o por cualquier rincón de la ciudad «hay gente que me para o se queda con mi cara, pero lo mismo me pasa a mí, porque conozco a mucha gente, ya de antes de la tele: trabajé en el Grupo, en el Tik...así que imagínate», explica entre risas.

En su ámbito profesional tampoco pasa inadvertido el rostro de quien fue concursante de la primera edición de 'Gran Hermano'. «En los 'castings', de mil personas que pasan, igual me reconoce la mitad. Entre quienes me contratan, siempre. Y dan más valor a lo que hago por haber sabido reconducir mi vida a un trabajo serio». Reconoce sin ambages que no se arrepiente de haber pasado por el reality. «Para nada, aquello fue una espita -como decimos en Asturias- que me abrió la mente y sirvió para descubrir que había una cosa que podía hacer bien y aprovecharlo», señala. Ahora, le gusta echar un cable a otros, sobre todo si son paisanos. «Home, claro, me dicen que son de Gijón o de Mieres y a esos los cojo ya. En 'Yucatán' llamé a Jacobo Friera, un surfero de aquí que está en Brasil, para que me echase una mano. Ahora que se estrena, que sepan que hay dos playos en ella. Y que ye un peliculón». Lo dice mientras al fondo suena el mar de La Ñora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos