Un premio para los 'runners' urbanos

El jurado del galardón, ayer, en el hotel de La Reconquista. En la fila de arriba, desde la izquierda, josé Casanovas, Amaya Valdemoro, Gemma Mengual, Javier Muñoz, Miguel Carballeda, Juan Paredero, César González, Santiago Nolla, y Joaquín Folch-Rusiñol. Abajo, Óscar Campillo, Emilio de Villota, Marisol Casado, Jesús Álvarez, Theresa Zabell, Julián Redondo, Josep Vilaseca, Alejandro Blanco, María Escario, Emilio Butragueño y Eduardo Roldán. /
El jurado del galardón, ayer, en el hotel de La Reconquista. En la fila de arriba, desde la izquierda, josé Casanovas, Amaya Valdemoro, Gemma Mengual, Javier Muñoz, Miguel Carballeda, Juan Paredero, César González, Santiago Nolla, y Joaquín Folch-Rusiñol. Abajo, Óscar Campillo, Emilio de Villota, Marisol Casado, Jesús Álvarez, Theresa Zabell, Julián Redondo, Josep Vilaseca, Alejandro Blanco, María Escario, Emilio Butragueño y Eduardo Roldán.

La prueba, que reúne cada año a más de 50.000 corredores aficionados y profesionales, resultó elegida por su carácter «solidario y competitivo»

DANI BUSTO OVIEDO.

El 'runner' anónimo, ese que anima durante el transcurso de la competición a los compañeros de carrera que más apuros están pasando y que espolea a los demás con frases harto conocidas como «¡Venga, que ya queda muy poco» o «¡Vamos! Sígueme que te marco el ritmo», fue ayer el ganador del Premio Príncipe de los Deportes 2014. El jurado, tras otorgó el galardón a una de las pruebas más emblemáticas del atletismo mundial: el maratón de Nueva York. Una carrera que representa, como nadie, el perfil de corredor solidario y competitivo al mismo tiempo.

El maratón neoyorquino superó en el esprint final a las otras candidaturas que también partían como favoritas: la nadadora Mireia Belmonte, la selección nacional de hockey sobre patines y el equipo nacional de waterpolo femenino.

la carrera más popular

Esta prueba atlética, que recorre cada año los cinco distritos de la 'Gran Manzana', no es la más antigua -el maratón de Boston, celebrado anualmente desde 1897, le precede en 73 años- y tampoco la que registra las mejores marcas. Sin embargo, con el paso de los años se ha convertido en el gran referente para el corredor 'popular', ya que cada año son más de 50.000 los participantes. «Este Príncipe de los Deportes es un homenaje a los miles de atletas anónimos que ahorran su dinero para poder ir a participar», señala el exatleta Martín Fiz, quien, además fue uno de los integrantes del equipo español de maratón que se llevó este mismo galardón en 1997.

Aunque, lógicamente, el maratón de Nueva York no siempre gozó de tanta repercusión. En sus comienzos, en 1970, Fred Lebow, el presidente del 'New York Road Runners' -el club organizador-, puso en marcha una carrera con 127 corredores que dieron vueltas al Central Park hasta completar todo el recorrido. Solo 55 terminaron aquella primera edición, que ganó el estadounidense Gary Muhrcke, con un registro de 2:31'38''.

44 años después, Nueva York ya forma parte de las ciudades que cuentan con uno de los grandes maratones del planeta, junto a Boston, Chicago, Berlín, Londres y Tokio. «Hoy en día es el más prestigioso y célebre del mundo», recuerda Abel Antón, otro de los integrantes de aquel equipo nacional que se proclamó ganador del Europeo 1994, el Mundial 1995 (Martín Fiz), el Mundial 1997 (Abel Antón) y la Copa del Mundo 1997. Un equipo en el que también se encontraban los atletas José Manuel García, Fabián Roncero, Alberto Juzdado y Diego García.

Con el paso de los años, este evento se ha convertido en una tradición de gran repercusión mediática, en la que toda la ciudad se contagia del entusiasmo colectivo por correr y se implica al máximo para que todo salga bien. «Destaca la gran colaboración ciudadana. El maratón de Nueva York se ha convertido, además, en un ejemplo de superación en el que todo corredor del mundo quiere participar», añade Antón.

Convivencia deportiva

Uno de los factores que decantó ayer la balanza entre la mayoría de los miembros del jurado fue la convivencia que existe en este tipo de competiciones, donde se entremezcla el deporte aficionado y el profesional. Para la exjugadora de baloncesto Amaya Valdemoro, la prueba reúne todos los valores que representa un premio como el Príncipe de los Deportes, con el que se reconoce «el trabajo de las personas que cada año se preparan para correrlo», mientras que Gemma Mengual, exnadadora de natación sincronizada, destaca su «espíritu solidario». En definitiva, una cita obligada para todo aquel deportista que se considere un auténtico 'runner'.

Por su parte, quien también fuese compañero de Fiz y de Antón en aquel equipo español de maratón, Alberto Juzdado, reconoce que tiene «la espinita clavada» de no haber participado todavía en este evento internacional. «Espero poder correrlo alguna vez, aunque sea de manera amateur, y ojalá pueda estar acompañado por mi hija», asegura.

De esta forma, el atletismo se consolida como el deporte más laureado en la historia de los Premios Príncipe, con un total de diez galardones en sus 28 ediciones. Además, con el citado equipo nacional de maratón, primero, y con la prueba newyorkina después, la mítica distancia de 42 kilómetros y 195 metros ya tiene de nuevo su particular reconocimiento.

 

Fotos

Vídeos