Baloncesto

Segundo triunfo del Liberbank Oviedo

Segundo triunfo del Liberbank Oviedo
Oskar Matxin

El conjunto dirigido por Javi Rodríguez se impuso al Ourense por 67-74, en un partido lleno de alternativas

SAMUEL GARCÍA (OURENSE) / OPTA

Ahonen fue el gran protagonista en su regreso al Paco Paz. El finlandés dio sentido al juego del Liberbank Oviedo desde la posición de base y aportó 19 puntos, con un solo error en el tiro en 10 tentativas, que decidieron un duelo que siempre mantuvo la emoción. Geks y Rosa sumaron acierto desde el perímetro mientras que Zegeren y Arteaga dieron solidez a la defensa a partir del rebote, convirtiéndose en un cóctel perfecto para alcanzar la segunda victoria de la temporada.

El partido entre el Rio Ourense Termal y el Liberbank Oviedo empezó a jugarse mucho antes del salto inicial, concretamente desde la publicación de designación arbitral para el encuentro. Porque es bien conocido que cuando Carpallo pita al COB hay polémica. Para ser más precisos, si se juntan en un mismo partido el colegiado castellano y leonés, el equipo ourensano y el técnico Gonzalo García de Vitoria, quien ha manifestado en más de una ocasión el rasero desigual del mencionado colegiado, el resultado es el mismo: derrota. Con la sufrida ayer, el bloque cobista, encadena ocho partidos consecutivos perdiendo bajo el arbitraje de quien se ha convertido en su «bestia negra».

67 RÍO OURENSE TERMAL

Vidal (10), Sergio Rodríguez (7), Rozitis (10), Ott (3), Van Wijk (6). También jugaron: Jhordan Zamora (20), Ferguson-Masters (7), Muratovic (4) y Okeke (-).

74 LIBERBANK OVIEDO

Van Zegeren (11), Ahonen (19), Nuutinen (7), Jakstas (2) Geks (6). También jugaron: Francisco Javier Cárdenas (2), Josep Puerto (3), Víctor Manuel Pérez Ramos (3), Oliver Arteaga (10), Ignacio Rosa (11) y Meana (-).

Árbitros:
Zafra Guerra (Comité valenciano), Carpallo Miguélez (Comité castellano y leonés) y Lema Parga (Comité gallego). Sin eliminados.
Parciales:
12-16, 21-20, 21-15, 13-23.
Incidencias:
Pazo dos Deportes Paco Paz, 2.000 espectadores.

Con un aplauso irónico ante un saque de banda señalado por Carpallo a favor del equipo local empezó un duelo en el que las defensas fueron las grandes protagonistas en los primeros cinco minutos. Seis puntos, para un marcador de 4-2, fue el pobre bagaje ofensivo que firmaron ambos equipos en una atmósfera en la que empezaban a escucharse los primeros pitos. Pero todo cambió cuando se puso a jugar Ahonen. El que fuera la pasada campaña líder del cuadro auriense, empezó a encontrar espacios ante la fuerte defensa en la pintura locataria. Un parcial de 2-12 (6-12, min. 8) que amortiguaron Vidal y Sergio Rodríguez, dio velocidad a duelo con muchos errores en el tiro (12-16).

Con Cárdenas, el otro ex del Rio Ourense Termal en la plantilla visitante, al Oviedo se le nublaron las ideas. Entre el tocado Rozitis y Okeke, que desde ayer forma parte de la plantilla de Gonzalo García de Vitoria tras pasar una semana a prueba, el partido volvió a estar donde el COB pretendía. Dos triples, firmados por Puerto y Geks, consiguieron sostener el dinámico juego anfitrión, al que solo le faltó acierto desde el perímetro. El finés Ahonen, flanqueado por Geks, y con Artega ya controlando al letón Rozitis, volvió a reactivar el juego de un Liberbank Oviedo que llegó al descanso ganando por 33-36 gracias al mayor acierto desde el perímetro.

El partido subió de intensidad tras el descanso. La defensa del Rio Ourense Termal apretó en el bloqueo e impidió a Oviedo disponer de tiros cómodos. Los ocho puntos de Ahonen fueron el sustento de un cuadro forastero que fue víctima del dinámico Pepo Vidal y de la garra de Zamora. El parcial de 10-0 en los últimos 4:30 del tercer cuarto dejó generó las primeras dudas en el banquillo de Oviedo a falta del último cuarto (54-51).

Liberbank Oviedo consiguió frenar la sangría en los minutos de descanso de Ahonen gracias al buen hacer de Ignacio Rosa. Con el base titular de nuevo en pista el partido solo podría tener un final. Evitó con un buen posicionamiento del cuerpo la canasta bajo el tablero de Pepo Vidal tras una pérdida en un pase de Víctor Pérez y abrió el gas de un ataque carbayón que sacó del partido a un desfondado Rio Ourense Termal con un demoledor 0-9 (64-74). Sin sobresaltos en el último minuto y medio, Oviedo cerró de forma merecida el segundo triunfo de la temporada, ambos conseguidos a domicilio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos