Leb Oro

Una victoria esquiva en Pumarín

Una victoria esquiva en Pumarín
PABLO LORENZANA

Pese a su buena imagen, al Liberbank Oviedo se le volvió a escapar al final una victoria en un duelo que dominaba en el tercer cuarto

HUGO VELASCO OVIEDO.

Con un desarrollo de la trama muy similar al de siete días atrás, aunque en esta ocasión sin tener que recurrir a la prórroga, el Liberbank Oviedo Baloncesto vio cómo se le escapaba (81-83) su primer triunfo de la temporada en Pumarín. Una victoria que rozó con los dedos tras una magnífica primera parte.

Al igual que había ocurrido contra el Bilbao, los dos últimos cuartos supusieron la reacción del Palencia, que le dio la vuelta a un encuentro que se les había puesto muy cuesta arriba, con una desventaja de 13 puntos en varias fases del choque. La última de ellas, tras el arranque del tercer cuarto, lo que no impidió que el partido se decantase a favor de los visitantes por 81-83.

Los de Javi Rodríguez saltaron al parqué de Pumarín con una fuerza especial que les permitió firmar un parcial inicial de 7-0. Su conexión finesa, Matti Nuutinen y Roope Ahonen, quien abrió un nuevo festival de triples por parte del cuadro azul, 10 de 16 al descanso.

Los locales pasaron por un bache que aprovecharon los de Alejandro Martínez para responder con un parcial de 2-16, con el que alcanzaban su máxima renta del partido (12-18). Ignacio Rosa se encargó de frenar el parcial palentino y dejó a los suyos a dos puntos (18-20). Desde la misma línea de 6,75 metros, Ahonen y Davis Geks abrían el segundo cuarto para poner al Liberbank al frente del marcador, una situación que ya no abandonaron hasta los últimos cuatro minutos del partido, cuando el exOCB Nikola Cvetinovic situaba la igualada a 72.

Antes de llegar a ese nuevo final de infarto, el equipo de Rodríguez se gustó sobre la cancha con un buen trabajo en defensa que servía para frenar en seco el ataque palentino. En la faceta ofensiva, a pesar de sufrir para anotar sobre la pintura, tuvieron el recurso del juego exterior, con el que superaban la barrera psicológica de los diez puntos.

Únicamente el norteamericano Steve Vasturia, máximo anotador del partido con 21 puntos, junto a Jorge Sanz y el incombustible Urko Otegui, mantenían viva la llama de la esperanza para al equipo morado. Víctor Pérez abrió juego con un triple tras la reanudación, pero un nuevo bache de los de Rodríguez metió de lleno al Palencia, a merced de un parcial de 0-9 que les hizo creer en la remontada al ponerse a tan solo cuatro puntos. Esa progresión morada tuvo su continuidad en el último cuarto. En ese período, después de poner la igualada, Vasturia situó a los suyos por delante desde la línea de tiro libre.

En ese momento de crisis para los de Javi Rodríguez, la veteranía de Óliver Arteaga, de nuevo MVP del partido, hizo acto de presencia para templar los nervios y poner la igualada a 81 a falta de treinta segundos. Después de una canasta de Calvin Hermanson, el Liberbank dispuso de trece segundos para llevarse el triunfo o forzar la prórroga, pero el triple de Geks no entró.

 

Fotos

Vídeos