Asturias se despide a lo grande

El pelotón, a su paso por Pola de Lena. /  JUAN LLACA
El pelotón, a su paso por Pola de Lena. / JUAN LLACA

La Cubilla cumplió las expectativas en su estreno, con gran afluencia de públicoMuchos aficionados aprovecharon la jornada festiva para presenciar la salida de la etapa en Pravia

VÍCTOR M. ROBLEDOPOLA DE LENA.

El final de etapa en La Cubilla no decepcionó. El puerto lenense se presentó ante el mundo ciclista después de varios años en las quinielas como posible llegada de La Vuelta. El espectáculo estuvo a la altura de lo esperado y hombres como Nairo Quintana o Alejandro Valverde sufrieron para completar los dieciocho kilómetros de ascensión al ritmo marcado por Roglic, Pogacar y 'Supermán' López. Solo la niebla en la parte alta de la cima deslució tímidamente el serpenteo de los corredores hacia la meta.

El último día del paso de la Vuelta a España por Asturias arrancó ayer en Pravia. La festividad regional se notó alrededor de la caravana de la ronda española, con cientos de familias que aprovecharon la mañana para ver de cerca a los corredores. Allí estuvo 'Pitu' Abelardo, que pudo charlar con el equipo técnico del Movistar Team y saludar a Alejandro Valverde tras el control de firmas.

La jornada transcurrió por el puerto de San Lorenzo y La Cobertoria antes de la llegada del pelotón al pie de La Cubilla. En Pola de Lena, los corredores recibieron la ovación de cientos de vecinos que esperaban en la calle. Mariana y Waldemar Szewczyk, polacos residentes en la localidad asturiana, pudieron animar a su compatriota Rafal Majka.

Mientras la carrera avanzaba lentamente hacia la meta, La Cubilla era ya un hervidero de cicloturistas desafiándose por las rampas por las que poco después pasaría el pelotón profesional. La enorme longitud del puerto -28 kilómetros separan Campomanes de la cima- hizo que la mayor parte de aficionados optara por subir en bicicleta para seguir después la etapa.

Ese fue el caso de Diego, Linares, vini, Canalla, Escapa y Fonso, del Club Ciclista Bernesga, que llegaron desde la localidad leonesa de La Robla. «Es la primera etapa que vemos este años, pero seguro que va a ser un gran espectáculo», apuntaba uno de ellos desde la cuneta.

En la zona de meta volvió a ser llamativa la presencia de aficionados colombianos, convertidos ya en habituales de La Vuelta. «Venimos a España a hacer el camino de Santigo y nos hemos organizado para pasar por Asturias a ver esta etapa. Todo el mundo aquí es muy amable», explicaban José, Hugo, Rafael y Fernando, dispuestos a animar a Quintana y 'Supermán' López.

En la zona VIP estuvo el sportinguista Aitor García, acompañado de varios amigos. Hubo algunos seguidores que se sorprendieron al encontrarse con dos de los grandes protagonistas recientes de la Vuelta a España: Alberto Contador y 'Purito' Rodríguez. Ambos se desplazaron a Asturias para comentar las etapas en televisión. Contador, además de atender decenas de peticiones de autógrafos y 'selfies', pudo saludar y desear suerte a Alejandro Valverde al término de la etapa.

La aparición del danés Fulsang entre la niebla encendió al público que siguió el desenlace de la etapa a través de las pantallas instaladas en la cima. Todo lo que rodea a la Vuelta pasa tan rápido como un sprint. Casi sin que nadie se diera cuenta, La Cubilla comenzó a vaciarse, con un lento goteo de cicloturistas, coches de equipo y aficionados hacia Campomanes. Toca esperar a la presentación de la próxima edición para conocer los puntos de peregrinaje de 2020.