La gran fiesta ciclista del Acebo

La gran fiesta ciclista del Acebo
Los ciclistas a su paso por el Occidente asturiano. / DANIEL MORA

El norteamericano Sepp Kuss, ganador de la etapa, recorrió los últimos metros saludando al público

VÍCTOR ROBLEDOCangas del Narcea

Antes de la llegada del pelotón de la Vuelta al Acebo hubo este domingo otros muchos pelotones pequeños en la montaña. El coloso asturiano atrajo a cientos de cicloturistas durante toda la mañana antes de que los corredores afrontaran la primera de sus dos ascensiones al puerto. Muchos se exprimieron sobre sus bicicletas para llegar a la cima, otros echaron pie a tierra antes para encontrar acomodo en algún punto de la cuneta desde el que seguir después la carrera. Fue una jornada festiva tanto para ellos como para quienes animaron a los corredores desde Cangas del Narcea.

Cientos de aficionados llegados desde otras provincias acudieron este domingo al Acebo. Fue el caso, por ejemplo, de doce componentes del club ciclista Monte Xalo de La Coruña, que repusieron fuerzas a mediodía en Cangas antes de afrontar la subida al puerto.

Algunos corredores recibieron un apoyo especial. El gijonés Dani Navarro, único corredor asturiano de la presente edición de la Vuelta, fue tremendamente aplaudido por la afición regional durante su larguísima escapada, neutralizada por el pelotón poco antes del comienzo de la segunda ascensión al Acebo. Arriba, en la meta, lo esperaban varios componentes de su peña para darle la bienvenida a casa.

Álex Aranburu, del Caja Rural-Seguros RGA, vio en las cunetas a varios primos y amigos suyos que se desplazaron desde Guipúzcoa para darle ánimos. Ya lo hicieron en las etapas que transcurrieron por el País Vasco, en Los Machuchos de Cantabria y este sábado en Oviedo. «Estamos muy contentos por el papel que está haciendo», aseguraba Ioritz, uno de ellos. Aranburu está completando una gran Vuelta a España y hace unos días terminó en segunda posición en la etapa con final en Bilbao, solo superado por el excampeón del mundo Philippe Gilbert.

Desde Oviedo llegaron Paula, Nacho, Luis, Marina, Tati, Borja y los dos Álex. Son habituales en las etapas de la Vuelta con final en Asturias. Borja animó a los corredores ataviado con un maillot del Clas, muy presente aún en la memoria de los aficionados asturianos.

Algunos de los ciclistas más importantes en la historia del ciclismo asturiano también se dejaron ver por Cangas del Narcea. Luis Pasamontes, comentarista en la Cadena Cope, regresó por un día a su tierra para vivir la llegada del pelotón de la Vuelta. El excorredor pudo pasar antes a saludar a su madre, que decoró las ventanas de su casa con globos rojos para dar la bienvenida a los corredores. El gijonés Coque Uría pudo saludar a su excompañero Dani Clavero, miembro de la organización con el que coincidió en el MX Onda y en el Estepona en los años noventa.

El diseño de la etapa permitió a los vecinos de Cangas del Narcea disfrutar de varios pasos del pelotón. Quienes optaron por presenciar la etapa desde el Acebo lo hicieron en su mayoría desde la cima. Allí, cientos de banderas de Asturias dieron colorido azul y amarillo a los últimos metros del recorrido. Ese fue el paisaje por el que cruzó el norteamericano Sepp Kuss mientras se dirigía a la meta repartiendo saludos al público antes de su victoria. La festividad regional estuvo un año más marcada por la Vuelta. Mañana toca prolongarla en La Cubilla.